Concentraciones el #19J ¡Contra el borbón movilización!,

La plataforma unitaria Málaga Republicana en el aniversario de la coronación de Felipe VI, convoca una concentración para mañana día 19 de junio a las 19:00 horas, como protesta contra la sucesión impuesta de forma antidemocrática a la ciudadanía. El lugar del encuentro será en la Plaza de la Constitución. Invitamos a las malagueñas y malagueños a participar en esta concentración mostrando así su rechazo a este régimen impuesto por los que se levantaron contra la República y que nos dejaron como herencia una monarquía cómplice con los poderosos. Recuperemos nuestra soberanía y digamos adiós al Borbón usurpador. ¡Viva Andalucía libre! ¡Viva la Republica!

Estas movilizaciones tendrán lugar en diferentes ciudades del Estado, que con lemas como “#19J ¡Contra el borbón movilización!” o “Un año de abdicación, un año más de usurpación”

Rueda de Prensa: CONCENTRACIÓN. Un año de la coronación, un año de usurpación ¡República ya!

En el día de hoy tuvo lugar la presentación ante los medios de comunicación malagueños, de la concentración convocada por la Plataforma Unitaria de Málaga Republicana y que tendrá lugar el próximo día 19 de junio, a las 19:00H en la Plaza de la Merced de la capital malagueña, coincidiendo con el primer aniversario de la coronación de Felipe de Borbón y que se convoca, en el marco de las movilizaciones republicanas que van a tener lugar en toda el estado español, como protesta contra la sucesión monárquica impuesta de forma antidemocrática a la ciudadanía. El lema de la concentración es : Un año de la coronación, un año de usurpación ¡República ya!

concentración

José Manuel Luque Gálvez(IU) y Máximo de Santos(Foro de Debate Republicano de Andalucía) miembros de la Plataforma Unitaria Málaga Republicana, en el acto de la presentación ante los medios de comunicación de la concentración del 19 de junio.

Comunicado del Foro por la Memoria de Guadalajara

Nos hacemos eco del comunicado de la Asociación Foro por la Memoria de Guadalajara ante la presencia de Felipe Borbón en homenaje a «La Nueve» en la reciente inauguración oficial en París de un parque dedicado a la memoria de «La Nueve» con presencia de Felipe Borbón, actualmente Rey de España Comunicado del Foro de la Memoria de Guadalajara :Ante la presencia de Felipe Borbón en homenaje a «La Nueve»

COMUNICADO

Ante la noticia de la reciente inauguración oficial en París de un parque dedicado a la memoria de «La Nueve» con presencia de Felipe Borbón, actualmente Rey de España, el Foro por la Memoria de Guadalajara y las organizaciones y ciudadanos que lo hacen suyo, desean exponer ante la opinión pública española y francesa lo siguiente:

1º Al dedicar el Ayuntamiento de París y la República Francesa este espacio a la memoria de los combatientes españoles que en las filas del ejercito francés contribuyeron a liberar París, han realizado un acto de justicia que honra a Francia.

 

Foro de la Memoria de Guadalajara

En recuerdo del Tte. Amado Granell y la dotación del semi-oruga «Guadalajara». 9ª compañía, III Batallón blindado RMT, «Fusiliers Marins», División Lecler, Paris, agosto 1944, En recuerdo igualmente del Comandante Putz, veterano interbrigadista francés y jefe del III Bón. del RMT, caído en la liberación de Alemania en 1945.

2º Sin embargo, la presencia del actual Jefe de Estado Español, el ciudadano Borbón, actualmente Rey de España, solamente puede explicarse en los términos propios de la cortesía diplomática que lleva un jefe de estado extranjero a participar en actos de homenaje valorados en el país que se está visitando, aunque en el país de procedencia tal acto fuese impensable.

3º Debe recordarse que es la primera vez en toda su vida que Felipe Borbón, Rey de España, ha acudido a un acto oficial en el que se ha hecho homenaje público a los combatientes antifascistas españoles.

4º El primer acto de este tipo en el que ha participado Felipe Borbón es, para su vergüenza pública, un acto institucional francés, no español.

5º La opinión pública francesa debe saber que en España no existe ningún monumento público institucional que esté dedicado a la memoria de los defensores de las libertades republicanas y su constitución y a cuantos murieron en su defensa, sea en la guerra civil o en la resistencia contra la dictadura.

6º El ciudadano Borbón jamás ha hecho referencia pública ninguna a los cientos de miles de víctimas de la dictadura franquista, condenado a aquel régimen o denunciado al dictador. No ha tenido nunca ni el menor gesto público de piedad, empatía o sentimiento alguno por las víctimas, al igual que su padre, Juan Carlos Borbón.

7º Es por ello que consideramos que la actuación de Felipe Borbón en el transcurso de su viaje oficial a París es, sencillamente, un acto de profunda hipocresía política que deshonra la memoria de cuantos lucharon por la libertad de Francia, españoles o franceses.

8º Debemos recordar públicamente que el terreno del monumento memorial en el campo nazi de Mathausen dedicado a los españoles muertos en la deportación, se encuentra erigido en terreno donado por la República Francesa, en acto de fraternidad francés con los deportados españoles ante la actitud despreciativa del Estado Español. Es difícil que honrar pueda a los combatientes españoles por la libertad, quien se niega a condenar el franquismo y niega a sus víctimas.

9º No debe olvidarse que el Estado Español cuya máxima representación ostenta Felipe Borbón, sigue considerando legales las disposiciones del gobierno franquista que condujeron a la muerte a cientos de miles de españoles, al igual que a la deportación a los campos nazis de miles de soldados y población civil española detenida en la Francia ocupada.

10º Por todo ello, como españoles, como antifascistas y desde los valores republicanos compartidos, solicitamos a las asociaciones, partidos, sindicatos y a todos los ciudadanos de Francia que se sienten identificados con la lucha antifascista y la Francia Libre en cuyas filas nuestros respectivos compatriotas lucharon juntos, que declaren persona NON GRATA a Felipe Borbón, Rey de España, en cualquier acto público relacionado con el antifascismo, la deportación o el antisemitismo mientras el Estado Español no declare nulas las leyes y tribunales franquistas que siguen considerando rebeldes a los combatientes de La Nueve y a cuantos se enfrentaron a la dictadura, y expresen hoy públicamente su rechazo a este acto hipócrita que lejos de acercar nuestros países, lo que hace es despreciar a los que lucharon por la Libertad de Francia y la liberación de España.

A todos os llamamos, difundid estas palabras y que no haya acto público donde no se recuerden.

Solicitamos expresamente que quienes compartan este comunicado envíen una adhesión que haremos pública.

[ foroporlamemoriaguadalajara@gmail.com ] [nombre, localidad/país, organización]

En memoria de los combatientes españoles y Franceses de la Francia Libre y de la Resistencia Antifranquista.

Viva la República!!

En ausencia de las autoridades legales de la Tercera República

Para ver el documento completo con todas las adhesiones pinchar aqui: Comunicado completo con las adhesiones

Reflexiones a mitad de camino hacia no se sabe dónde – Antonio Torres (Antón)

Seguimos compartiendo en nuestra página web, artículos de opinión, de personas muy vinculadas a partidos y organizaciones de izquierdas, en donde de forma crítica, analizan los resultados de las pasadas elecciones, y nos dan una visión de realidad política actual. Hoy os dejamos el  artículo de Antonio Torres “Antón”, secretario general de Andalucía Comunista,  publicado en “A jierro 24 horas” Reflexiones a mitad de camino hacia no se sabe dónde – Antonio Torres (Antón)

La reproducción de los artículos de opinión y su publicación en nuestra web no implica necesariamente que estemos de acuerdo con su contenido, haciendo constar que este artículo expresa la opinión personal del autor o autores del mismo.

 

Reflexiones a mitad de camino hacia no se sabe dónde – Antonio Torres (Antón)

Hace un año, el 25 de mayo de 2014, con la irrupción de Podemos tras las elecciones al parlamento europeo se abrió un periodo en el que todos los análisis parecían provisionales: los vaivenes, el juego de los medios de comunicación, las ambigüedades, las tácticas de unos y otros, y el hecho de encontrarnos en una situación desconocida desde prácticamente la muerte de Franco, condenaba los análisis a la provisionalidad más absoluta, o a estar al menos mutilados. Hoy, tras las elecciones municipales y en determinadas comunidades autónomas, parece estar pasando lo mismo: observamos toda una serie de análisis que tienen en la provisionalidad su nota característica, son reflexiones a mitad de camino, pero, ¿hacia dónde? La instalación de la “razón populista” de Podemos con sus “significantes flotantes y vacíos” hace que palabras como “cambio”, “democracia”, “unidad popular”, “transparencia”, o “casta”, por poner unos ejemplos, carezcan de significado o adquieran uno diferente en cada circunstancia.

Antonio Torres "Antón", secretario general de Andalucía ComunistaTengo la extraña sensación de encontrarme en un coche conducido por alguien que no conozco, sin saber a dónde voy, sin embargo, haciendo de la prudencia una bandera, tengo la imperiosa necesidad de saber a dónde vamos por si quiero llegar al final de trayecto o bajarme en un área de descanso a tomar café.

Las tendencias

Aun a riesgo de insistir, dada la provisionalidad en la que estamos debemos hablar de tendencias y también matizarlas porque dependiendo del análisis veremos que para algunos no hablamos de tendencias sino de hechos, otros, aun reconociendo la tendencia la exageran, etc.

La cuestión del bipartidismo. En este sentido es donde realmente estamos viviendo una tendencia que no un hecho, o si acaso podemos dejarlo en una instantánea del momento si se quiere, dicha instantánea nos indica que el bipartidismo (PP y PSOE) ha perdido un apoyo sustancial, pero eso no significa que esté derrotado en absoluto. En lo que se refiere al PP la derrota ha sido especialmente dura en Madrid y en Valencia, auténticos bastiones del PP. Esperanza Aguirre ha visto su orgullo personal herido y con ella un sector importante del PP y de sus votantes no solo en Madrid, sino en el conjunto del Estado. Mientras, en Valencia, el PP de la corrupción y la soberbia extremas ha visto crecer sorprendentemente a un Cormpomís que ha trabajado duramente durante años denunciando la corrupción y la prepotencia del PP valenciano.

En este sentido, cabe reflexionar sobre cómo el bipartidismo puede adquirir nuevos bríos, a pesar de su erosión. Un sector ultra del PP está agitando el fantasma del “peligro rojo”, aunque este sector, encabezado por Esperanza Aguirre, pueda caerenel más espantoso de los ridículos, su mensaje puede calar en determinados sectores, además de recibir un considerable apoyo mediático. Ser ultra no significa ser imbécil y Esperanza Aguirre es buen ejemplo, ella representa a determinados sectores oligárquicos que quieren mano dura y desean que la presente coyuntura sea de recuperación de ganancias y eso solo puede darse no solo manteniendo todas las leyes antiobreras y antipopulares, sino incluso endureciéndolas, además Esperanza Aguirre y los suyos (Fernández Díaz, etc.) están poniendo en cuestión a Rajoy y su equipo, que puede estar siendo contemplado por esos sectores oligárquicos como un pusilánime sin iniciativa; por su parte, Rajoy seguirá insistiendo en su mensaje de la recuperación, mientras otro sector del partido localizado en Castilla y Galiza le está instando a dejar los mensajes triunfalistas y a acometer determinados cambios aunque sean estéticos y a “acercarse más a la ciudadanía”.

Pero frente al mensaje del miedo o los mensajes triunfalistas del PP, la tendencia parece indicar que el bipartidismo puede adquirir nuevos bríos con el PSOE, más que con el PP. A pesar de una derrota sin paliativos, el PSOE de Pedro Sánchez está sabiendo rentabilizar los resultados de las pasadas elecciones y proyectarse como la “opción de izquierdas” frente al PP, pero, no lo olvidemos, también frente a Podemos. Ante la deriva ultra de un sector del PP de Esperanza Aguirre y los mensajes triunfalistas que no están calando por parte de Rajoy y su equipo, el PSOE aparece como una opción a tener en cuenta por parte de determinados sectores de la gran oligarquía española para desactivar a Podemos, a las agrupaciones populares electorales (“unidad popular”), pero sobre todo a los movimientos sociales organizados. Para ello, es necesario que el PSOE capitalice las ansias populares de cambio y se postule claramente como la “opción de izquierdas” frente a una dirección de Podemos que erróneamente sigue concibiendo al eje izquierda-derecha como un “juego de trileros”. Dado lo cambiante de la situación y teniendo en cuenta la importancia que para el PSOE tiene Andalucía, habrá que ver en este sentido las consecuencias del pacto con Ciudadanos que ha a permitido la investidura de Susana Díaz como Presidenta de la Junta.

Las candidaturas de “unidad popular”. Si algo se lleva repitiendo desde el pasado 24 de mayo hasta la saciedad es que allí donde han habido candidaturas de unidad popular los resultados han sido mejores que donde fundamentalmente IU y Podemos han concurrido por separado. Pero más allá de reflexiones abstractas sobre la “unidad”, convendría, como decía el viejo Lenin hacer un análisis concreto de la situación concreta. Lo primero que hay que destacar es el desprecio que en muchos casos se hace hacia actores que no son ni IU ni Podemos y que o bien no han participado o bien participando en dichas candidaturas se les ha ninguneado; están saliendo a luz numerosos artículos en los que se suele decir que “no sobra nadie”, pero en realidad todo lo que no sea Podemos e IU es considerado comparsa, como se suele decir. Por otro lado, en cada candidatura han incurrido toda una serie de particularidades que la han hecho triunfar más allá de la prédica abstracta de la “unidad”; en Barcelonano se puede dudar del peso mediático y del prestigio como activistade Ada Colau, en Galiza las Mareas han recogido el trabajo electoral previo de AGE, que ha sido el núcleo fundamental de las Mareas, mucho más que Podemos, además de contar en el caso de Compostela con una persona de bastante peso en Galiza como es Martiño Noriega. En las elecciones municipales, especialmente en territorios donde no había elecciones autonómicas, en general, al electorado le ha costado identificar a Podemos con las candidaturas municipales de las que formaba parte en un mar de candidaturas de “sí se puede”, de “ahora”, de “ganemos” o de “participa” que han confundido a una parte del electorado.

No se puede obviar el hecho de que a quien realmente ha beneficiado las candidaturas populares IU-Podemos ha sido a IU más que a Podemos, ya que en muchos casos sin esas candidaturas o bien IU no habría obtenido representación o de obtenerla habría sido testimonial.

En realidad, mucho más que achacar el éxito de esas candidaturas a la unidad entendida como una sopa de siglas, tal y como se está haciendo erróneamente, las candidaturas exitosas han sido las que han tenido o bien una persona con un peso mediático o social determinado encabezando la lista, o bien un movimiento popular detrás relativamente organizado, o ambas cosas a la vez. En un interesante artículo en el que se analiza las diferentes candidaturas populares presentadas en la zona Sur de Madrid, se dice con bastante razón algo que puede ser aplicable más allá de esa zona en concreto: “Y una última evidencia mirando a los ejemplos más cercanos en lo territorial, es que la diferencia en algunos casos de votos respecto a Podemos comunidad y en otros la irrupción más o menos tímida de Ciudadanos, nos da a entender que las candidaturas que se han asentado en procesos de largo recorrido, mediante procesos de cooperación, sin atropellos, y con una base conectada con las realidades cotidianas, han recogido mayores cuotas de éxito, imponiéndose en algunos casos como las primeras en su ciudad en número de votos” (“Un vistazo desde las afueras: el nudo de la zona Sur de Madrid tras el 24 M”, José Luís Mateos Murillo http://madrid.lahaine.org/un-vistazo-desde-las-afueras). En este sentido, el que fuera miembro de la dirección estatal de Podemos, Juan Carlos Monedero decía recientemente de una manera un tanto enigmática: “Hay algunos estudios que ha hecho Podemos que invalidan que sea cierto que las candidaturas de unidad popular hayan sacado mejor resultado que Podemos, salvo algunos casos concretos y el caso más emblemático es Madrid. Las cuentas globales no dan para afirmaciones muy rotundas” (Entrevista a Juan Carlos Monedero http://www.eldiario.es/politica/Monedero-generales-Podemos-incorporase-Podemos_0_396510713.html) .

Los partidos del Régimen. No podemos confundir bipartidismo con partidos del régimen del que no solo forman parte PP y PSOE, sino más partidos, en general, todos aquellos que defienden la legitimidad del régimen español nacido de la muerte de Franco y de la Constitución de 1978. Aquí la cuestión se hace más difusa ya que, ¿hasta qué punto CiU o el PNV son o no son partidos del régimen? Lo son tanto en cuanto, dejando declaraciones o acciones puntuales, tanto CiU como PNV legitiman diariamente al régimen español en sus respectivos territorios. La misma pregunta podríamos hacernos incluso sobre dos opciones en principio “rupturistas”, es decir, Podemos e Izquierda Unida; Podemos ha pasado de tener un discurso crítico con el régimen del 78 a no darle importancia a la cuestión del régimen, dejando de cuestionar el marco político actual; por otro lado, en lo que se refiere a IU, su principal partido, el PCE, tuvo un papel crucial en la configuración del régimen actual y aunque de un tiempo a esta parte hayan surgido voces muy críticas dentro de IU con el régimen del 78, éstas no dejan de ser eso, solo voces carentes de la legitimidad que una autocrítica seria les habría dado ante los ojos de los pueblos del estado español, mientras que con esas voces también conviven otras claramente pro régimen.

Pero con quienes no puede caber ninguna duda sobre su adhesión al régimen del 78 es con Ciudadanos. El partido de Albert Rivera quizá no haya conseguido los resultados que se esperaban, fundamentalmente porque antes y durante la campaña electoral Ciudadanos apareció como un “partido muleta” sobre el que el PP podía apoyarse, quizá muchos votantes de derecha se lo pensaron mejor y prefirieron el original (PP) a la fotocopia (Ciudadanos). Sin embargo, a pesar de que según muchos análisis los resultados de Ciudadanos se han quedado cortos, lo cierto es que estos resultados no solo le están permitiendo ser la muleta del PP, sino también del PSOE, del bipartidismo, de los dos principales partidos del régimen español del 78. Aunque el partido de Albert Rivera pueda tener un incierto recorrido, tan incierto como el propio régimen quiera, la cuestión es que, de alguna manera, ha conseguido lo que pretendía: ser un actor importante en la estabilidad y gobernabilidad de las instituciones del régimen, así hemos visto, justo a la vez, como se ha apoyado al PP en Madrid y la investidura de Susana Díaz como Presidenta de la Junta de Andalucía, mientras, como si fuera una herida que sangra a borbotones, no paran de salir a luz noticias relacionadas con la “Operación Púnica” y “la Gürtel” o con los EREs y los cursos de formación

Los pactos. En un artículo al respecto, el antropólogo andaluz, Isidoro Moreno resumía de esta manera la cuestión de los pactos: “Ésta es la encrucijada en que las dos almas no pueden seguir coexistiendo. Cuál de ellas termine imponiéndose lo veremos pronto. Si se impone la opción de convertir la partida actualmente a dos (PP-PSOE) en un juego también a dos aunque en parejas (PP-Ciudadanos por una parte y PSOE-Podemos por otra) ello reflejará que ha ganado el alma reformista y Podemos se convertirá en una especie de IU bis. El dilema es aceptar la lógica del juego político existente, convirtiéndose en un jugador más con mayor o menor grado de influencia según sea su cuota de poder, o ser el medio de transmisión de la voz de los movimientos sociales alternativos y el fustigador de los vicios que surgen del propio funcionamiento del sistema con el objetivo de transformarlo en una democracia en la cual sea posible la participación real de la ciudadanía no sólo en las urnas cada cuatro años” La encrucijada de Podemos El peligro de Podemos está perfectamente resumido en las palabras de Isidoro Moreno, sin embargo, comprobamos como Izquierda Unida no quiere aprender de sus errores, Pedro Sánchez y Cayo Lara han firmado un pacto en bloque que afectaría a 277 ayuntamientos para facilitar “gobiernos de progreso”. Ni que decir tiene que en esa táctica del PSOE de presentarse como “el partido de la izquierda” este pacto con IU le va a ser de gran ayuda al facilitarle esa imagen de “izquierdas” que necesita de cara a las elecciones generales de noviembre.

¿Y qué pasa con la abstención?

Sorprende y extraña que en los análisis que han estado circulando estos días no se contemple la cuestión de la abstención, o si se contempla sea solo de pasada, y más cuando se está depositando implícita o explícitamente casi todas las esperanzas en una victoria electoral para las elecciones generales. La abstención en las elecciones municipales se ha situado en un 35,07%, solo un 1% menos que en 2011, un porcentaje que debería hacer pensar a los estrategas de la baza electoral, por otro lado, la suma de votos blancos y nulos da un poco más del 3%. Si la baza electoral es importante, ¿por qué nadie se plantea de cara a las elecciones generales rebajar ese porcentaje del 35% por lo menos un 5 o un 10%?

La organización del movimiento popular está pasando a un segundo plano

Ese está siendo quizá el mayor problema, el movimiento popular está a verlas venir, detrás de las iniciativas electorales, cuando debería ser al revés, es decir, las iniciativas electorales deberían estar detrás del movimiento popular. Concretamente, estamos viendo como muchas expresiones organizadas del movimiento popular están a la espera de las victorias de las candidaturas populares.Esto es especialmente grave cuando se ejerce poder institucional, porque sin un movimiento popular organizado nada, absolutamente nada, puede garantizar la utilización de unas instituciones que, no lo olvidemos, no son nuestras, en favor de los intereses populares. No se podría garantizar ni una gestión eficiente de los recursos públicos, ni de entorpecer los intereses del gran capital, ni de más democracia y protagonismo popular, ni tampoco se podría garantizar, en definitiva, que los representantes populares no terminen gestionando contra el pueblo ni saqueando sus arcas, como ha pasado.

Por tanto, las candidaturas populares han de surgir de la organización y lucha del pueblo, siendo su apoyo, su bastón, en una lucha más global contra el régimen español del 78 y por la transformación social revolucionaria. Sin embargo, lo que estamos observando es una “autonomización” de las candidaturas populares respecto del movimiento popular organizado y todo ello a pesar de que en muchas de esas candidaturas participan activistas sociales. Quizá esa “escisión” ahora no sea muy apreciable, pero tal y como se está planteando la batalla electoral de aquí a las generales, se podrá observar mejor, a no ser que se le ponga remedio.

Mientras tanto, se está imponiendo por parte de terminados sectores la concepción de la “unidad popular” como mera aritmética electoral, es decir, un “dos más dos son cuatro” que no solo insulta a la inteligencia y falta a la realidad, sino que desprecia el papel rector que ha de tener el movimiento popular. En política electoral no siempre “dos más dos son cuatro”, no pocas veces hay sumas que restan y restas que suman, porque insistimos no se trata de sumar “tus votos y los míos”, no se trata de juntar “mis siglas y las tuyas”, sino de hacer protagonista el pueblo de los cambios.

Los otros

Dejando al margen a una UPyD que podemos ya dar prácticamente por desahuciada, contemplamos a una Izquierda Unida que se debate en el ser o no ser, si bien IU ha resisto en Andalucía y Asturies, por motivos muy particulares de ambos territorios, e incluso va a gobernar en Zamora, en el resto del Estado o bien ha desaparecido o bien su presencia queda en lo testimonial. Análisis por separado merecería lo sucedido en Madrid que, sin duda, va a afectar al resto del Estado, ya que de alguna manera en Madrid se ha resuelto unilateralmente el dilema que afecta a Izquierda Unida. Con sus diferentes familias, todas ellas sin excepción nacidas del seno del propio PCE, sumidas en una feroz batalla en donde lo de menos es qué línea política seguir y lo que importa es el sillón que se va a ocupar, IU no tiene más remedio que acudir a una candidatura popular como tabla de salvación de cara a las elecciones generales, esa es la tarea que tiene Alberto Garzón en sus manos enfrentado, por un lado, a la Izquierda Abierta de Llamazares y, por otro, a Cayo Lara. La “unidad popular” es el clavo ardiendo al que IU se tiene que agarrar.

Entre los lugares comunes que existen en los diferentes análisis del 24 M se encuentran los batacazos de EH Bildu y, sobre todo, del BNG. Sin negar que para ambas formaciones los resultados han sido malos, especialmente para el BNG, existe una clara tendencia por parte de determinados medios, por supuesto radicados en Madrid y con una visión claramente españolista, de empeorar más allá de la realidad dichos resultados. En ambos casos, sin embargo, se han dado factores internos que explican esos resultados, el BNG aún sigue pagando sus errores del pasado, y aunque el giro a la izquierda y al soberanismo ha sido más que evidente, el trabajo de concienciación y de hacer ver esos cambios aún está pendiente, más allá del duro competidor electoral que son las Mareas, en las que no lo olvidemos están muy presentes quienes en su momento convirtieron al BNG en una organización electoralista, burocrática y rendida de los pies a la cabeza al régimen; pero a pesar de esos resultados, el BNG resiste en el interior gallego y en las localidad de tamaño medio como la única alternativa al bipartidismo español, además de hacerse fuerte en la ciudad de Pontevedra. Por su parte, una EH Bildu llena de temores, sin iniciativa, encerrada en una retórica nacional desligada de los problemas sociales y sin avances significativos tanto en el llamado “proceso de paz” como en el autogobierno vasco, ha acabado perdiendo votos por la derecha, hacia el PNV, y por la izquierda, hacia las candidaturas populares impulsadas por Podemos; significativa ha sido la perdida de la alcaldía de Donosti y la Diputación Foral de Gipuzkoa; pero por otro lado, EH Bildu probablemente se haga con la alcaldía de Pamplona y será clave dentro del complicado puzzle navarro, y a pesar de los errores, la izquierda abertzale es la izquierda hegemónica en EuskalHerria con diferencia.

Poco, muy poco, se dice de los espectaculares resultados de la CUP catalana. Cuadriplicar sus resultados y revalidar las mayorías obtenidas en el 2011, la entrada en Diputaciones Provinciales y en todas las capitales del Principat, y sobre todo, la entrada en el Ayuntamiento de Barcelona en una competencia feroz con la Barcelona en Comú de Ada Colau no merecen la atención de determinados medios de comunicación. En todo caso, las referencias a la CUP han sido para resaltar su carácter presuntamente “sectario” por no entrar a gestionar el Ayuntamiento de Barcelona junto a Ada Colau; reproches y más reproches que quieren negar la existencia de un creciente movimiento político que no reivindica la soberanía nacional en abstracto sino que la liga a una transformación social, y que quieren negar el valor de una alternativa política cocinada a “fuego lento”, al calor de un trabajo de organización y lucha popular y no al calor de las audiencias televisivas.

Conclusiones a mitad de camino: me quedo en Andalucía

Que estamos en una “segunda transición” ya poca gente lo niega, echándole al asunto un poco de sentido del humor, no tenemos más remedio que recomendar un video del conocido humorista de Dos Hermanas Manu Sánchez al respecto Por las siglas de las siglas. Amén-Manu Sánchez como ejemplo de lo que estamos diciendo. Ya en la “primera transición” vimos como quienes prometían una ruptura con el régimen de terror franquista acabaron pactando su reforma a cambio de determinados cuotas de poder, o más bien de gestión, que no es lo mismo. Vimos el papel de los servicios de inteligencia y de cómo actuaron políticamente para reconducir la situación, un caso significativo, que no desde luego único, fue el del PSOE de Felipe González, prácticamente reconstruido por el SECED de Carrero Blanco. No quiero dar alas a ninguna teoría de la conspiración más o menos ocurrente, pero si llamar la atención de que en una situación como la actual sería ingenuo no pensar que los servicios de inteligencia se van a estar quietecitos sin hacer nada y más cuando el FMI lo ha dejado caer: si el Estado español quiere crecer al 3,1%, como este mismo organismo ha previsto, tiene que haber “estabilidad política”, entendiéndose “estabilidad política” por un gobierno que acate sus recomendaciones: subir el IVA, acabar con la sanidad y la educación públicas, abaratamiento del despido, etc., y por supuesto, nada de “procesos destituyentes/constituyentes” ni nada de “derecho a decidir” y demás zarandajas que tan mal le sientan a los mercados.

En un Estado como el español con un ejército, cuerpos de policía, jueces y fiscales, etc., que en una parte considerable siguen siendo deudores del régimen franquista, sería ingenuo pensar que van a estar comiendo palomitas cómodamente en sus sillones mientras ven la película del desmantelamiento del régimen.

Ruptura democrática y perspectiva estratégica revolucionaria. En el actual marco legal de la Constitución española y de los Estatutos de Autonomía, no caben nuestros derechos por más que estén puestos negro sobre blanco en esos textos. El cuerpo legal nacido de la muerte de Franco y de la Constitución de 1978 no es neutro, son un arma en manos de la gran oligarquía española, de una élite orgullosa de su pasado franquista, ultranacionalista española, reaccionaria a más no poder, y por encima de todo, explotadora sin ningún tipo de escrúpulos. Pero ni siquiera acabar con el régimen español de 1978 nos dará de verdad todos nuestros derechos, el modo de producción capitalista no da para más, sus contradicciones se hacen cada vez más irresolubles y las recetas keynesianas tienen cada vez menos margen de aplicación y más en el Estado español como lo resume recientemente en un artículo el revolucionario vasco Iñaki Gil de San Vicente: ”Por otra parte, la cada vez más débil productividad del capitalismo español, de su decreciente acumulación de capital industrial, el retroceso apreciable ya en los años ´60 a pesar de los esfuerzos del Plan de Estabilización de 1959, este declive estalla en forma de crisis no por los altos salarios que, por serlo, frenarían los beneficios empresariales, las inversiones y el crecimiento, como dice la derecha; ni tampoco por los bajos salarios que, por serlo, frenarían un aumento del consumo y por tanto de la producción interna, tal cual creen los keynesianos del mundillo de IU y Podemos. La crisis es resultado de la dialéctica entre las leyes económicas endógenas: caída tendencial de la tasa media de beneficios, etc.; y las exógenas: burguesía indiferente a la tecnociencia, ineficiencia estatal, corrupción generalizada, etc. La crisis sistémica surge de las contradicciones irresolubles de la totalidad concreta llamada «España», formación económico-social que no ha podido constituirse en nación burguesa clásica”24 M crisis internacional del nacionalismo español Hoy más que nunca tienen sentido aquellas palabras de Rosa Luxemburgo sobre reforma y revolución: “(…)las reformas y las rupturas, no son distintos métodos de progreso histórico que puedan elegirse libremente en el mostrador de la historia como cuando se eligen salchichas calientes o frías, se condicionan y complementan entre sí y al mismo tiempo se excluyen mutuamente”, por eso la estrategia revolucionaria debe necesariamente incorporar reformas, sin embargo, una estrategia de reformas descarta de plano la revolución; se trata, en definitiva, de algo tan prosaico como darle a las conquistas obreras y populares por mínimas y simbólicas que sean un enfoque, se trata de crear poder obrero y popular, esos soviets que tanto asustan, y con razón, a Esperanza Aguirre. Esta cuestión, de nuevo, hace poner de relieve la necesidad del partido comunista marxista-leninista y de su hegemonía.

La cuestión de los marcos políticos se complican si tenemos en cuenta la pertenencia del Estado español a la Unión Europea y a la OTAN. El caso griego es paradigmático y pone a las claras que nuestros derechos más básicos no caben en esos marcos políticos, la UE, o político-militares, caso de la OTAN.

Andalucía es una “cuestión de Estado”, en ese sentido debemos entender el pacto alcanzado entre PSOE y Ciudadanos para la investidura de Susana Díaz como Presidenta de la Junta. Para la gran oligarquía española es necesario mantener a Andalucía en el subdesarrollo, la dependencia y la marginación, es decir, en la opresión nacional y semicolonial. Por eso, no se puede ni se debe entender un “cambio” que no ponga en cuestión la opresión nacional andaluza. A pesar de que no existe un movimiento nacional-popular andaluz de masas, a nadie se le escapa ni la situación de opresión de Andalucía ni la potencialidad de un movimiento popular de liberación. Este hecho topa con la mentalidad nacionalista española de importantes dirigentes del “cambio” en el Estado español, nos referimos a Podemos; ya se toparon con este hecho en las pasadas elecciones andaluzas, especialmente cuando su candidata, Teresa Rodríguez, asumió un discurso claramente andaluz, recorriendo las plazas de Andalucía con una verdiblanca atada a su muñeca, señalando los males históricos de Andalucía y recurriendo al “orgullo andaluz”, al orgullo del 4 de Diciembre de 1977 y del 28 de Febrero de 1980. Creo que no descubro nada si digo que a la dirección española de Podemos no le gustó la campaña desplegada por Teresa Rodríguez.

“Andalucía”, “4 de Diciembre”, “28 de Febrero”, “Blas Infante” o “García Caparrós” no son significantes vacíos, Ernesto Laclau no se inventó lo “nacional-popular” y si no me creen lean a Lenin a Gramsci a Mao o a José Carlos Mariátegui, o por qué no, al mismo Padre de la Patria Andaluza, Blas Infante. El pueblo trabajador andaluz ha de ser protagonista de su “cambio” porque le va la vida en ello o es que ¿cabe algún “cambio” democrático que mantenga a Andalucía en la sumisión y la marginación? ¿cabe algún tipo de “cambio” democrático que no haga protagonistas a quienes sufren la sumisión y la marginación? Esto nos retrotrae a la Córdoba de 1933, a la discusión de aquel Estatuto de Autonomía que el fascismo español malogró, cuando el diputado socialista García Hidalgo protestó por el grito “¡Viva Andalucía libre!”, Blas Infante replicó: “¿qué quería usted que dijera, Viva Andalucía esclavizada?”. No voy a cuestionarle a nadie su sentimiento de pertenencia nacional, si los dirigentes de Podemos se sienten orgullosos de ser españoles allá ellos, pero cuidado, si quieren democratizar España no deberían permitir una Andalucía esclava, ni deberían negarle a ningún pueblo el derecho a la soberanía nacional. No, “Andalucía” no es un significante vacío para el pueblo trabajador, “Andalucía” no es otra cosa que tierra, trabajo, poder popular y libertad, Teresa Rodríguez lo sabe y por eso entró en las pasadas elecciones en la disputa de lo “simbólico andaluz”, de esos símbolos que el PSOE se ha venido apropiando y que le han permito junto con sus redes clientelares ser tanto un partido-régimen como un partido-país. Reconozcámoslo, el PA hace muchísimo tiempo que dejó de disputar nada a nadie, por otro lado, el SAT y la CUT si lo han conseguido, pero en momentos puntuales de lucha y nunca en el contexto de unas elecciones, quizá si en el 2012, tras la acción de Mercadona o a principios de 2014 tras su Congreso Nacional, hubiera tenido lugar la salida de IU el escenario político habría sido muy diferente; mientras, el resto de la izquierda soberanista fuera de la CUT ni ha podido ni ha sabido entrar en esa disputa.

La CUT ha conseguido 6 alcaldías por mayoría absoluta, 3 por mayoría simple y gracias a determinadas candidaturas se ha colado en grandes ciudades como Jaén o Sevilla, entre otras; según datos de la propia organización el número de concejales rondaría los 80 en todo el territorio andaluz. En su comunicado de salida de Izquierda Unida, la Asamblea Nacional de la CUT decidió: ” (…)la salida de IU para poner en valor el propio proyecto de la CUT como fuerza andalucista, de izquierda anticapitalista, nacionalista y soberanista, ecologista y feminista, antiimperialista y antimilitarista”. La CUT como referente político y el SAT como referente del movimiento obrero andaluz tienen la clave y la fuerza para poner la cuestión andaluza sobre la mesa: poder obrero y popular andaluz, darle la voz a nuestra gente, al pueblo trabajador andaluz y la capacidad de decisión. El reforzamiento del proyecto político propio de la CUT es la pieza clave para activar un movimiento nacional-popular de masas, plural, pero unificado entorno a la organización y lucha por los derechos de la Andalucía trabajadora.

El mismo día de la investidura de Susana Díaz varios medios de comunicación andaluces publican la noticia de que más de la mitad de los niños y niñas de Andalucía están en riesgo de pobreza o exclusión social, concretamente 834000 niños y niñas, según un informe hecho público por Unicef titulado “La infancia en Andalucía 2015” (http://elcorreoweb.es/andalucia/mas-de-la-mitad-de-los-ninos-en-andalucia-esta-en-riesgo-de-pobreza-o-exclusion-social-BF456223). O soberanía para transformar la realidad o no tendremos futuro, por eso yo me bajo del coche del que hablaba al principio de este artículo y me quedo en Andalucía, con su gente trabajadora.

                 

                                      Antonio Torres “Antón” para A Jierro 24 Horas

Manifiesto de la corriente crítica “Abriendo PODEMOS”: Por una candidatura constituyente

Dado que es de absoluta actualidad, el debate que en el seno de la izquierda (sean partidos políticos, movimientos sociales, movimientos vecinales, etc.)  se está dando, de manera más significativa, a partir del triunfo de las candidaturas de unidad  en las elecciones autonómicas y municipales de este año, es por lo que consideramos que debemos de reproducir en nuestra página web, el contenido íntegro del manifiesto de la corriente crítica de Podemos, impulsada por Pablo Echenique  y denominada “Abramos Podemos”  la idea central es que  los procesos de cooperación y el desborde han predominado felizmente frente a las tentaciones hegemónicas de partido.

La reproducción de los artículos de opinión y su publicación en nuestra web no implica necesariamente que estemos de acuerdo con su contenido, haciendo constar que este artículo expresa la opinión personal del autor o autores del mismo.

 

Reproducimos el  Texto íntegro del Manifiesto de la corriente Abriendo Podemos.

 

Un virus recorre el conjunto de la sociedad. Contra él se coaligan los grupos financieros y sus brazos mediáticos, los partidos beneficiarios de un régimen político en descomposición y hasta la izquierda que se conforma con un papel de inofensivo pepito grillo. Este virus politiza lo que antes estaba despolitizado e incluye a quienes antes se sentían excluidos de la discusión y de la toma de decisiones en los asuntos públicos. Es el virus del cambio y adopta múltiples formas. Para el ámbito institucional, y concretamente para el gobierno del Estado, la variante más potente se llama Podemos. Podemos ha evolucionado hasta consolidarse como un partido político relevante, tras haber conquistado una importante presencia institucional en las elecciones autonómicas del 24 de mayo de 2015. Queda, sin embargo, una cuestión pendiente para las próximas elecciones generales, y es la de si Podemos aspira simplemente a convertirse en un partido más, que contribuya al remiendo de un régimen en crisis, o si aprovechará la oportunidad histórica que se presenta para contribuir a una transformación democrática real.

Abriendo Podemos se presenta como una apuesta para mantener activa la herramienta Podemos en un nuevo contexto: el de un partido ya constituido como tal y la participación en el agitado ciclo electoral de 2015. Concretamente, tras las elecciones autonómicas y municipales Podemos ya no es el único instrumento de cambio, aunque para las próximas elecciones generales nada sea posible sin Podemos. La irrupción de importantes fuerzas municipalistas en las principales ciudades, sitúa a Podemos en la intersección de buena parte de ellas, pero sin que quepa atribuirse exclusividad alguna. Ahí están los ejemplos de Barcelona en Comú, Ahora Madrid, Zaragoza en Común, Marea Atlántica o Las Palmas de Gran Canaria Puede. En estas experiencias, los procesos de cooperación y el desborde han predominado felizmente frente a las tentaciones hegemónicas de partido.

Abriendo Podemos no se crea contra nadie ni se enfrenta a ninguna posición política existente. Su objetivo es mantener activo dentro de Podemos lo que es su mayor activo: la gente común haciendo política. Para ello lanzaremos iniciativas de debate y participaremos activamente en las que están en curso. Somos conscientes de que la fuerza y la novedad de Podemos siempre estuvo en su apertura al exterior y en su pluralismo interno. Lo que sabemos entre todos nadie lo sabe y, en política, nadie es el mejor si está aislado. Debe, por consiguiente, recurrirse a las capacidades e iniciativas de todas las personas interesadas, de un modo u otro, por el proyecto.

Para la participación, los círculos pueden recuperar su papel de espacios de debate y de decisión política presenciales que contrastan con otros tipos de comunicación menos interactivos y colectivos. Los círculos, sin embargo, no lo son todo: otras formas de participación mucho más amplias han de desarrollarse también, como asambleas populares, consultas presenciales, comunicación en (la) Red, etc. Podemos tiene que estar presente en la televisión y en las redes sociales, pero también tiene que pisar las calles, incluyendo las de los pueblos y barrios olvidados por el vigente modelo político-económico.

En un sistema político en el que la representación se ha convertido en un tapón, en un chantaje o en un cheque en blanco, Podemos no debe aspirar tan sólo a representar, sino que debe canalizar iniciativas y voluntades. Podemos es una ventana abierta, un puente, un ariete.
Abriendo Podemos busca mantener la apertura del método Podemos a la sociedad, pero es también una exigencia de que la política esté a la altura de los tiempos y de las realidades sociales. Para ello es indispensable abrir el presente y el futuro a la actividad productiva y a la creatividad institucional de todas las personas, liberándonos del miedo en cinco grandes ámbitos:

1. Los ingresos (frente al miedo al desempleo)
En una sociedad que ya no crea suficientes empleos, los derechos sociales y de ciudadanía no pueden depender de una nómina. Urge repensar el trabajo más allá del empleo, que no debería basarse en nuestro miedo a la miseria y en las desigualdades de género. Necesitamos unos ingresos independientes del trabajo que garanticen el mantenimiento de la vida de las personas en condiciones dignas y la participación en democracia. Una Renta Básica universal e incondicional sería un instrumento útil para ello, como lo son los servicios públicos como formas de salario indirecto.

2. La deuda (frente a la culpabilidad inducida por la mafia financiera)
La cuestión de la deuda es también central y debe abordarse a múltiples niveles, desde el de los ciudadanos y las familias sobreendeudados, al de las distintas administraciones públicas. Es irrenunciable una auditoría ciudadana de la deuda financiera a todos esos niveles en el marco de una reestructuración general de las distintas formas de deuda. Liberarse de la deuda ilegítima es dignidad y fin de la culpabilización de trabajadores y ciudadanos como deudores. Sin olvidar que toda deuda financiera debe comprenderse en el marco más amplio de la deuda ecológica.

3. El encierro en un Estado (frente a una casta que decide en marcos internacionales)
Sabemos que estas políticas no pueden desarrollarse fuera del entorno europeo al que pertenecemos como parte de un mercado, pero también como partícipes de bienes comunes europeos y de instituciones europeas comunes. En Grecia ya ha comenzado la ola de cambio que deberá barrer la austeridad y la deudocracia en Europa. Hay que mantener el apoyo al nuevo gobierno griego y a los demás movimientos de resistencia social del Sur y del Norte de Europa. La necesaria seguridad económica y la viabilidad del nuevo modelo social compatible con la democracia que necesitamos se conquistarán más allá de las fronteras de cada Estado. Además, Podemos ha despertado esperanzas en otros países donde la ausencia de una fuerza de ruptura democrática ha facilitado el auge de discursos xenófobos y reaccionarios.

4. Las libertades y la democracia (frente al gobierno de la oligarquía)
El gobierno de la casta es el propio de un régimen oligárquico corrupto, que en la actualidad se constituye en múltiples niveles, desde el ámbito local a las instituciones europeas, pasando por los gobiernos estatales. La ruptura con este régimen implica un proceso de carácter constituyente que llevará tiempo. Podemos construir una democracia, y esto implica reconocer y hacer efectivo el derecho de cualquiera a participar en libertad y en igualdad, sin miedo, en los asuntos públicos que nos conciernen a todos. La democracia es, en este sentido, un proyecto ético de vida en común que no viene dado sino que requiere pedagogía y aprendizaje colectivo. Implica cambios profundos que permitan garantizar los derechos humanos de todas las personas, también los de las mujeres y las personas LGTB. Podemos como partido y como futuro gobierno debe tener un papel clave en este proceso, aunque no exclusivo, pues hay muchas otras expresiones sociales de empoderamiento y de cooperación que habrá que favorecer. Pero para ello su funcionamiento deberá evitar que se reproduzcan las prácticas de los partidos del mal gobierno, basado en las excusas de la urgencia, la excepción y una supuesta meritocracia.

5. Nuestro entorno natural (frente a la destrucción o degradación de los ecosistemas)
El modelo social y productivo que promovamos debería asegurar la preservación de las condiciones que favorecen la vida en nuestro planeta, incluyendo la de nuestra propia especie. La dimensión ecológica no puede limitarse a ser una cuestión accesoria, subordinada a prioridades de carácter mercantil.

Abriendo Podemos se configura por tanto como espacio de debate político y de dinamización interna y externa de Podemos. Es también un ámbito permanente de proposición cuyo interlocutor es el conjunto de la organización y su ecosistema, desde los inscritos a los círculos, pasando por sus órganos de dirección y el entorno social de Podemos. Sabemos que la apertura de Podemos no se puede hacer solo desde dentro de la organización y debe consistir en un permanente intercambio de esta con los distintos medios sociales que apoyan el proyecto y en los que este a su vez se apoya.

El objetivo no puede ser otro que constituyente, un horizonte que aquí hemos esbozado en esos cuatro grandes ejes. La apertura que reclamamos hoy, ante la perspectiva de las próximas elecciones generales, debe tener consecuencias también en el modo en que Podemos se presentará a las mismas. La reiteración de términos como confluencia, unidad, etc., solo dan cuenta de un aspecto parcial de lo que está en juego y remiten a lógicas partitocráticas. Pero desde el 15M la lógica que debe prevalecer es la democrática. Es a la ciudadanía a la que hay que convocar, y ante la que debemos responder.
Abriendo, Podemos.

 

Apoyan:
• Pablo Echenique Robba (Secretario General de Podemos Aragón, diputado de Podemos en las Cortes de Aragón)
• Mario Espinoza Pino (Secretario General de Podemos Ciempozuelos e integrante de la lista de Ahora Ciempozuelos)
• Jorge Dodero (Secretario General de Podemos Valdemoro e integrante de la lista de Podemos a la Comunidad de Madrid)
• Beatriz Gimeno Reinoso (miembro del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos Madrid, diputada del grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid)
• Rubén Martínez Moreno (miembro del Consejo Ciudadano Autonómico de Podem Catalunya)
• Marisa Almor Sabirón (miembro del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos en Aragón)
• Domingo Garí Hayek (miembro del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos en Canarias)
• Juan Pedro García del Campo (miembro del Consejo Ciudadano municipal de Podemos Ciempozuelos y concejal de Ahora Ciempozuelos)
• Ysabel Torralbo Calzado (miembro del Comité de Garantías Autonómico de Podemos Andalucía, concejala por Málaga Ahora y cabeza de lista en elecciones municipales)
• Juan Manuel Moreno Yagüe (diputado del grupo parlamentario de Podemos en el Parlamento de Andalucía)
• Isidro López (diputado del grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid)
• Susana Serrano Gómez-Landero (concejala de Participa Sevilla y cabeza de lista en elecciones municipales, miembro de Podemos Sevilla)
• Emmanuel Rodríguez (integrante de la lista de Podemos a la Comunidad de Madrid)
• María Luisa Pérez Colina (integrante de la lista de Podemos a la Comunidad de Madrid)
• Jónatham F. Moriche (integrante de la lista de Podemos a la Comunidad de Extremadura)
• Francisco Jurado Gilabert (colaborador del grupo parlamentario de Podemos en Andalucía)
• Juan Domingo Sánchez Estop (círculo Podemos Bélgica)
• Samuel Pulido (círculo Podemos Bélgica)
• Alicia Muñoz (Ahora Madrid)
• Raúl Sánchez Cedillo (Fundación de los comunes)
• Lotta Meri Pirita Tenhunen (Activista en CSA La Villana de Vallekas)
• Adrià Rodríguez (Fundación de los comunes)
• Gil Lizcano (círculo Podemos Bélgica)

Peligros del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones. (TTIP)

Hoy día 10 de junio del 2015 se tendría que haber votado en el Parlamento Europeo el informe sobre el tribunal de arbitraje entre inversores y Estados (ISDS) pero que se volverá a la Comisión de Comercio Internacional, dicha votación era uno de los acontecimientos que más expectación había levantado en las últimas semanas. No era para menos, ya que se trataba de desvelar de una forma clara y por primera vez la posición real de los europarlamentarios respecto a un acuerdo comercial entre Bruselas y Washington tejido con total opacidad, negociado en secreto y con el apoyo de las grandes corporaciones.

¿Pero qué es el TTIP? ¿Cuáles son sus peligros reales para la ciudadanía?¿Por qué se negocia con tanto secreto?

Para intentar contestar a estas preguntas os vamos a mostrar información aparecida en los medios de comunicación, así como un video que circula por la red, que de forma muy clara explica los peligros de dicho tratado, y enlaces a documentos que los partidos políticos que se oponen al TTIP han confeccionado para un mayor conocimiento.

Os dejamos  a continuación la información que aparecía el día 01/09/2014 en el periódico digital Diario.es Pequeña guía de los tratados de libre comercio que te quieren colar

¿Conoces los tratados de libre comercio que se están negociando y que te van a afectar? Son muchas siglas (TTIP, TISA, CETA, EPA, etc.) y poca información, pero un mismo molde ideológico. En esta pequeña guía y en un vistazo, te presentamos sus contenidos, consecuencias y relaciones entre ellos. Abróchate el cinturón.

TTIP: Por sus siglas en inglés, significa Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones. De forma simple, es un proyecto para establecer una zona de Libre Comercio entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos (EEUU). Es un peligro democrático, social y ecológico.

Ante todo es un peligro democrático: está siendo negociado de forma opaca y de espaldas a la ciudadanía. Además es totalmente ilógico negociar con EEUU mientras no se ha solucionado el espionaje de la Agencia de Seguridad Americana a millones de ciudadanos europeos.

Por otro lado, el TTIP amenaza gravemente nuestro modelo social, servicios públicos, agricultura o propiedad intelectual. De aprobarse, supondría por ejemplo que se pudiesen comercializar alimentos o transgénicos hoy en día prohibidos en Europa por considerarse nocivos para la salud o el medioambiente. Todo esto sin ni siquiera crear empleo y riqueza para la ciudadanía (¡45 euros anuales por hogar europeo!).

Por último, el TTIP quiere poner en marcha un mecanismo de arbitraje para resolver desencuentros entre Estados y empresas. Este caballo de Troya de las multinacionales permitiría por ejemplo que un Estado tenga que indemnizar a una empresa por prohibir el fracking en su territorio.

TISA: El Acuerdo sobre Comercio de Servicios (Trade In Services Agreement en inglés) se está negociando de forma nada transparente desde julio del 2013 por parte del grupo llamado –y no es broma– “los muy buenos amigos de los Servicios” (compuestos por EEUU, UE y otros 20 países). El tratado tiene como objetivo la liberalización de los servicios y su ámbito es muy amplio: empleo, transporte, comunicación, datos, servicios legales, subvenciones agrícolas, educación, salud, residuos, suministro de agua, distribución de energía y comercio digital. Es una amenaza real para los servicios públicos como la salud y la educación, y puede también implicar una mayor liberalización de los mercados financieros.

Parece que hemos olvidado ya las lecciones aprendidas de la crisis financiera: la ideología neoliberal renace de sus cenizas. De hecho, el tratado es potencialmente tan o incluso más peligroso que el TTIP. Contendrá cláusulas que no permitirán imponer mejores estándares legislativos o regular de nuevo un sector que previamente habría sido ya liberalizado. La democracia está en peligro puesto que la ciudadanía ya no puede decidir el grado de regulación que desea.

CETA: El Acuerdo económico y comercial global con Canadá (Comprehensive Economic Trade Agreement en inglés) es el hermano pequeño del TTIP. De hecho, muchos consideran que es un globo sonda para el TTIP, ya que contiene cláusulas muy similares. Su contenido ya ha sido filtrado y confirma la mayoría de los miedos que se tenían. El CETA contiene un mecanismo de arbitraje entre inversores y Estados que creará un sistema extra-judicial para demandar las decisiones democráticas de los parlamentos. Permitirá además la entrada de mucha carne de res y de cerdo al mercado europeo y no queda en absoluto claro cómo se garantizará que estas importaciones estén libres de hormonas.

El CETA pondrá el foco también en la liberalización de los servicios. Lo hará utilizando una “lista negativa”, lo que significa que liberalizará todos los servicios que no estén incluidos en una lista de excepciones. Uno de los problemas que desde luego no ha sido debatido es el impacto del CETA (pero también del TTIP) sobre las diferentes economías europeas. Los países con economías más basadas en la exportación llegarán mejor preparados que los países cuyo desarrollo se centra más en el consumo interno. Los países del Sur de Europa no se adaptarán a estos tratados de forma tan simple como Alemania por ejemplo y perderán en competitividad.

AAE (o EPA según sus siglas en inglés): Son los Acuerdos de Asociación Económica negociados entre la Unión Europea y países de África (del oeste, subsahariana, austral, etc.) o pequeñas islas del Pacífico. Su objetivo es suprimir el 75% de los derechos de aduana sobre las importaciones procedentes de la UE y de limitar su política comercial más allá de las exigencias de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Perjudicará primero a los países africanos. Su agricultura tradicional y de autoconsumo, su seguridad alimentaria y desarrollo regional se verán golpeados de lleno por una competencia europea desleal, destructora de empleos y por una dependencia de los mercados mundiales y de una economía enfocada a la exportación. Además del pillaje programado de sus recursos naturales y subsuelo, dará pie a una migración masiva en una situación dónde la población del Oeste de África crecerá de 70% en 15 años y en un contexto de calentamiento climático particularmente acentuado en esta región.

Los europeos no tienen nada que ganar tampoco. Este acuerdo va a favorecer una agricultura más productivista, contaminante y poco intensiva en empleos, en detrimento de las políticas de agricultura sostenible, de soberanía alimentaria y de transición industrial ecológica.

Las negociaciones de la OMC: La Organización Mundial del Comercio, de la que son miembros casi todos los países, fue creada en 1994 con una agenda clara: liberalizar el comercio mundial. Pero desde 2001 la OMC está atascada por desacuerdos internos: los países menos industrializados y más empobrecidos quieren que sus productos agrícolas lleguen a los mercados de los países enriquecidos. Sin embargo, los países del Norte bloquean la llegada de estos productos, lo que impide el desarrollo de los países de origen.

Desde el parón de las negociaciones, la UE y EEUU –entre otros– han promocionado tratados de libre comercio fuera del marco de la OMC, muchos de los cuales se describen más arriba. Objetivo colateral: presionar a los países del Sur para que hicieran concesiones en las negociaciones de la OMC. Y funcionó: en Bali en 2013 la OMC ha llegado a un acuerdo para facilitar el comercio mundial. Habría incluido que India suspendiera sus programas de apoyo alimenticio para los más desfavorecidos. Sin embargo, el nuevo gobierno indio no ha querido abandonar a los 400 millones de sus ciudadanos que viven con menos de 1,25 dólares al día y no estaba por la labor de renunciar a esas ayudas. ¡Una buena decisión!

La información anterior está tomada del periódico Diario.es del día 01/09/2014 y elaborada por Florent Marcellesi / Ska Keller

A continuación os dejamos un enlace un video que explica que es el TTIP
La posición de los partidos políticos PP, PSOE, UPyD y CiU ante el TTIP

Y por último os dejamos un enlace a un amplio documento elaborado por IU sobre los peligros y consecuencias del TTIP para la ciudadania.

#NOalTTIP Información sobre el Tratado de Libre Comercio entre la UE y EEUU o cómo las multinacionales pretenden regir nuestras vidas

ESTUDIOS REPUBLICANOS De PEÑA, LORENZO

Inauguramos en nuestra página una nueva sección, denominada: LIBROS RECOMENDADOS. Fundamentalmente de temática republicana, con el propósito de contribuir a la formación y el debate.

Para ello empezamos con el libro de Peña Lorenzo titulado: Estudios Republicanos, Contribución a la filosofía política y jurídica

A continuación les dejamos los datos su publicación así como la reseña de lo que podemos encontrar en sus páginas.

ESTUDIOS REPUBLICANOS  Contribución a la filosofía política y jurídica

De PEÑA, LORENZO

PLAZA Y VALDES EDITORES, S.A.2009

Lengua: CASTELLANO

Encuadernación: Tapa blanda

ISBN: 9788496780538

Colección:

Nº Edición:1ª

Año de edición:2009

Plaza edición: MADRID

 

ESTUDIOS REPUBLICANOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este libro estudia con detalle la Constitución progresista de 1931, mostrando sus grandes aportaciones: amplio reconocimiento y respeto de los derechos humanos; emancipación de la mujer en todas las esferas de la vida; tendencia a la socialización de la propiedad privada y subordinación de toda la riqueza del país al interés de la nación, posibilitándose la reforma agraria; derechos laborales y de bienestar social; sistema parlamentario racionalizado.

Investiga cómo la II República fue destruida por un alzamiento militar teleguiado desde Roma por su exiliada majestad, Alfonso XIII, poniendo de relieve que la conspiración del general Mola para acabar con la República obedecía, desde antes de ponerse en marcha, a un propósito de los círculos oligárquicos de restaurar el trono de la Casa de Borbón. A ese fin se produjo el ascenso de Franco a la jefatura de la sublevación, con la ayuda del rey de Italia y del Imperio Alemán y la complicidad de Inglaterra, los EE.UU y Francia.

La destrucción de la República lleva a plantear el problema de cuándo dejó de tener vigencia la Constitución de 1931, siendo la respuesta que en realidad no hubo momento alguno en que la perdiera del todo, lo cual arroja una sombra de ilegitimidad sobre la constitución actual. El libro hurga, a este respecto, en los entresijos de la Transición (1975-79) desde el ángulo jurídico, mostrando cómo se realizó queriendo mantener en todo momento una continuidad jurídica con el régimen totalitario del que salía, pagando el precio de una radical ilegitimidad del resultado así alcanzado. El libro compara la Constitución republicana de 1931 con la actual Constitución monárquica de 1978, especialmente en lo tocante a las funciones de la jefatura del Estado. Muestra que es equivocada la creencia de que en la constitución hoy vigente la Corona carece de poderes políticos, demostrando que la Constitución de 1978 confiere al Rey un amplísimo conjunto de prerrogativas en el ejercicio de su potestad arbitral y moderadora: poder de influir en el contenido de los altos nombramientos (un poder efectivamente ejercido en varias ocasiones, como ha trascendido a la opinión pública); mando de las fuerzas armadas que si, en tiempos de bonanza, es de rutina o simbólico, puede traducirse, cuando se tercie, en un efectivo poder de decisión castrense; posibilidades de bloqueo de decretos y hasta, llegado el caso, incluso de leyes (puesto que ninguna ley puede entrar en vigor sin ser promulgada y sancionada por la Corona, la cual podría, en situaciones de grave crisis, oponer así su veto a modificaciones legislativas que fueran perjudiciales para la oligarquía); poder de orientación de la política exterior, mediante actuaciones y omisiones (como de hecho ha sucedido en momentos clave de la marcha política de los últimos tres decenios, siendo el último incidente conocido el que marcó un empeoramiento de relaciones con la República de Venezuela, precedido por intervenciones a favor de la alianza atlántica).

El libro se detiene en un análisis del aserto del art. 57.1 de la constitución de 1978 de que el monarca reinante es heredero legítimo de la dinastía histórica. A la luz de un rápido recorrido por la historia de España desde la baja Edad Media se discute, con todo detalle, el concepto de legitimidad histórico-dinástica. La conclusión obvia es que no existe tal legitimidad; por lo tanto, carece de fundamento el aserto del art. 57 de la actual constitución monárquica, la cual, al ampararse en esa presunta legitimidad histórica, aspiraba a suplir su propia falta de legitimación democrática puesto que ese texto fue elaborado, en amañada conchabanza, por un senado de quinto regio y un congreso de dudosa representatividad, convocado bajo amenaza de cuartelazo y cuando muchas organizaciones republicanas aún estaban ilegalizadas.

El libro tiene como su núcleo central el análisis de por qué es importante y significativa la diferencia entre Monarquía y República. Contrariamente a una opinión difundida, no es irrelevante la opción entre ambas formas de gobierno, sino que, con datos en la mano, se prueba que la propensión a una política conservadora o reaccionaria es muchísimo mayor con el régimen monárquico que con el republicano: hay en el planeta 27 monarcas, que son jefes de 42 Estados (porque la soberana inglesa reina en 16 países); aproximadamente uno de cada cinco Estados es una monarquía. Sin embargo, un 42% de los países miembros de la OTAN son monarquías; también un 43% del G-7; un alto porcentaje de los países que han auxiliado la invasión y ocupación norteamericana en Irak; asimismo un alto porcentaje de los paraísos fiscales. Evidentemente tales correlaciones no son casuales. El libro explica por qué sucede así, estableciendo 12 criterios sobre la dicotomía entre monarquía y república y demostrando que no es una diferencia baladí. Este libro ofrece, pues, una defensa argumentada de la causa de la República en España, y más concretamente de una República de Trabajadores inspirada en la de 1931.

Hacemos mención de que esta reseña la hemos recogido de la página web

Reseña del Libro de L.Peñas Estudios Republicanos

Un año de la abdicación: concentración el día 19 a las 19:00 Plz. de la Constitución.

La plataforma unitaria Málaga Republicana en el aniversario de la coronación de Felipe VI, convoca una concentración el próximo día 19 de junio a las 19:00 horas. Plaza de la Constitución de Málaga

La plataforma unitaria Málaga Republicana en el aniversario de la coronación de Felipe VI, convoca una concentración el próximo día 19 de junio a las 19:00 horas. Plaza de la Constitución de Málaga

La plataforma unitaria Málaga Republicana en el aniversario de la coronación de Felipe VI, convoca una concentración el próximo día 19 de junio a las 19:00 horas, como protesta contra la sucesión impuesta de forma antidemocrática a la ciudadanía. El lugar del encuentro será en la Plaza de la Constitución.

Invitamos a las malagueñas y malagueños a participar en esta concentración mostrando así su rechazo a este régimen impuesto por los que se levantaron contra la República y que nos dejaron como herencia una monarquía cómplice con los poderosos. Recuperemos nuestra soberanía y digamos adiós al Borbón usurpador.

¡Viva Andalucía libre! ¡Viva la Republica!

La Unidad Popular es el único camino. Articulo de A.Garzón en Publico.es

Nos hacemos eco, del artículo del diputado y candidato de IU a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, publicado en el periódico Público.es La Unidad Popular es el único camino

La reproducción de los artículos de opinión y su publicación en nuestra web no implica necesariamente que estemos de acuerdo con su contenido, haciendo constar que este artículo expresa la opinión personal del autor o autores del mismo.

La Unidad Popular es el único camino

En los últimos meses, miles de personas corrientes han dedicado innumerables esfuerzos a constituir las llamadas candidaturas de unidad popular en muchas ciudades del país. Protagonistas, ritmos, códigos políticos y hasta nombres y logotipos han variado de un lugar a otro. Los resultados, naturalmente, han sido igualmente dispares.

En la mayoría de las plazas electorales, por lo general municipios pequeños y medianos, ni siquiera se llegó a intentar porque no había con quién unirse. En muchos otros espacios los intentos acabaron empantanados en rocosas negociaciones entre distintos partidos, corrientes, facciones e intereses, derivando casi siempre en varias candidaturas enfrentadas entre sí. Y en pocos sitios, muy pocos, se concluyó con candidaturas que aglutinaban a la totalidad de los sujetos políticos contestatarios del territorio en cuestión. En definitiva, los procesos no han sido nada fáciles y han estado cruzados por ingentes obstáculos de distinta naturaleza (jurídicos, materiales, metodológicos… pero casi nunca, por cierto, político-programáticos).

Tras los resultados y con este complejo puzzle es fácil que cada cuál encuentre un hábil argumento con el que justificar una prejuiciosa posición sobre la unidad popular o sobre el tipo de unidad popular necesaria. Y eso ocurre incluso aunque se trabaje con votos y, por lo tanto, con números que conceden a nuestras ideas la siempre elegante apariencia de rigurosidad. Pero los economistas bien sabemos que los datos pueden siempre torturarse hasta que confiesen lo que nos apetece. Y aquí no es distinto, sea la lente morada, verde o roja.

¿Fue AhoraMadrid, Barcelona en comú o la Marea Atlántica la demostración de que la Unidad Popular es el instrumento para ganar las ciudades para la gente? Pues depende. Y a veces a esa duda seguirá una interminable lista de comparaciones y argumentos rocambolescos que, por lo que estoy viendo, tiene más de ingeniería social que de análisis político. Unos dirán que lo de AhoraMadrid era por la fuerza del liderazgo de Carmena; otros que ese liderazgo no existió en Coruña; otros que Zaragoza en común sacó los mismos votos que Podemos; otros que IU en Zamora consiguió en solitario un 30%; otros que Podemos sacó en Cádiz un 29% y Cádiz en Común un 8%; otros que si Ganemos Córdoba e IU Córdoba hubieran ido unidas se hubiese ganado la alcaldía… No faltarán argumentos o excusas para lo que sea.

Cuando algunos afirmamos que «la Unidad Popular es el único camino» estamos siendo ciertamente rotundos. Pero para explicarlo adecuadamente conviene añadir cuatro cuestiones relevantes. La primera, ¿a qué llamamos realmente Unidad Popular? La segunda, ¿para quién es el único camino? La tercera, ¿hacia dónde nos dirige ese camino? La cuarta, ¿cuál es el método de la Unidad Popular? Todas ellas son preguntas que me parecen esenciales.

En primer lugar porque la Unidad Popular no es una herramienta de comunicación política o una marca electoral. Es, muy al contrario, un instrumento político para transformar la sociedad. Y en tanto que la sociedad no se transforma únicamente mediante las elecciones, la Unidad Popular es algo más amplio que un acuerdo para conformar candidaturas electorales. La Unidad Popular son las mareas en defensa de los servicios públicos, las huelgas generales o las movilizaciones populares para detener desahucios. En todos esos momentos políticos hay transversalidad de actores (varios partidos, sindicatos o gente no adscrita a organizaciones) y en todos ellos hay fines políticos y medios enfocados desde la unidad. La hipótesis que subyace es que no es posible transformar la sociedad sólo ganando las elecciones o sin una ciudadanía activa que ejerce su papel continuamente. De ahí que una de las muchas y grandes enseñanzas que ofreció Ada Colau durante la gestación de Barcelona en comú fue la explícita intención de «luchar juntos en las instituciones lo que antes se había luchado juntas en las calles».

En segundo lugar, porque conviene desvelar al beneficiario de la Unidad Popular. Al fin y al cabo, lógicamente uno puede dudar de si quien sale verdaderamente favorecido con un proceso de Unidad Popular es el pueblo, como ente abstracto, o por el contrario el sujeto que recibirá el acta de concejal o de diputado. O incluso las formaciones que, en aras de la unidad, salvan su existencia electoral o mejoran sus ingresos económicos. De la misma forma que puede negarse la Unidad Popular exactamente por las mismas razones. Tanto da. A estas últimas posibilidades solemos llamarlas tacticismo, es decir, una toma de decisiones empujadas no por convicciones sino por razones de índole no esencialmente política.

Pero, en ausencia del siempre bochornoso tacticismo, ¿quién se beneficia de la Unidad Popular? A mi juicio, la gente corriente y sencilla. Los de abajo, la base explotada de un sistema político y económico diseñado para el saqueo y el expolio. Quienes organizándose políticamente pueden evitar la consolidación de un orden social regresivo dirigido por una minoría social. Es decir, quienes tienen en su mano evitar la consolidación del neoliberalismo como proyecto económico, social y civilizatorio. Sin Unidad Popular, sin mareas y sin candidaturas populares, el capitalismo se reajustará sobre la base de nuevas y dolorosas medidas contra la gente y el medio ambiente. No hace falta mirar al horizonte puesto que ya está sucediendo tal reajuste, entrando en un escenario de precariedad estructural. Esos son los retos ante los que la Unidad Popular es la respuesta. Así las cosas, la Unidad es necesaria no para las formaciones políticas y sus miembros, como maquinarias burocráticas o burócratas, sino para la gente y sus aspiraciones de vivir bien.

En tercer lugar, la Unidad Popular tiene objetivos políticos y no meramente electorales. Es decir, si hay que frenar al neoliberalismo y, además, construir otro mundo necesario y posible, necesitamos entender que no vale con aspiraciones mediocres -tanto electorales como no electorales. Dicho de otro modo, la Unidad Popular no aspira a conquistar el 20% del electorado sino a representar a la mayoría social y ser instrumento de cambio real. Eso significa que un 5%, 10% o 20% es siempre insuficiente. Del mismo modo que es contraproducente convertir lo que es un movimiento político y social en una maquinaria electoral. Estas son las críticas que siempre, desde mi militancia más activa, he realizado sin descanso a la deriva institucionalizada de IU.

Así las cosas la Unidad Popular se define en torno a un marco político-programático del que se está hablando muy poco. ¿Cómo van a poder resistir las candidaturas de unidad popular la reacción del poder económico? ¿qué tipo de coordinación popular necesitamos para desarrollar nuestros proyectos rupturistas? ¿cuál es la política de alianzas de una fuerza rupturista en un marco como el actual? ¿con qué cuadros y personas con preparación se cuenta para todo el proyecto? Todas estas preguntas, que son las verdaderamente cruciales, están demasiado abandonadas en beneficio de los cálculos electoralistas.

En cuarto lugar, la Unidad Popular ha de construirse desde abajo y de forma participativa. No podría ser de otra forma si hablamos de movimientos de democracia radical. Ahí los ecos muy actuales del 15-M, pero también de la Comuna de Paris. Sin embargo, los diseños concretos de los mecanismos pueden variar en función de contextos y realidades políticas. Lo que sí que no cabe es la vieja idea del “Frente Único por la Base”, que traducido al lenguaje coloquial es algo así como “la unidad popular soy yo”. Esa desastrosa idea fue dominante en los partidos comunistas de los años veinte y treinta, hasta que el fracaso estrepitoso hizo cambiar de estrategia. En España fue Bullejos quien, como secretario general del PCE, mantuvo hasta 1932 una posición dogmática y sectaria para impedir negociaciones con otras fuerzas políticas. Para Bullejos el PCE era en sí mismo la Unidad Popular. El fracaso de las izquierdas en las elecciones de 1933 –sólo un diputado por el PCE, y además en heterodoxa candidatura de unidad malagueña- catalizó los cambios y ya en 1936 cristalizó el Frente Popular. Al fin y al cabo, la Unidad Popular se construye desde la autonomía de todos los participantes y los socialistas no iban a entrar en la “Unidad Popular” del PCE bajo los aparatos del propio PCE.

Ahora bien, ¿por qué he querido hacer estas aclaraciones? Me parecía honesto señalar que los retos ante los que nos enfrentamos son tan grandes que requieren de la generosidad, el trabajo y el ánimo de todos nosotros. Y que eso comienza con hacer análisis adecuados y, en la medida de lo posible, desprovistos de juicios preestablecidos.

Para mí Ahora Madrid, Zaragoza en Común, la Marea Atlántica o Barcelona en comú sí son constataciones de que la Unidad Popular es el instrumento necesario. Y creo eso mismo porque han logrado romper el juego tradicional del bipartidismo, responsable político de la situación actual y del giro neoliberal. Me importa bien poco que las candidaturas de Unidad Popular hayan sacado más o menos votos que las de Podemos o IU en solitario. No me parece ese el debate.

Lo que me preocupa es que en las autonómicas no haya existido esa ruptura y que ninguna fuerza contestataria haya superado el 14% de votos de media. Pues ese voto político es el que puede trasladarse fácilmente a unas elecciones generales. Significativamente supondría abrir la puerta a un parlamento más plural pero también a un gobierno igualmente comprometido con la oligarquía y sus intereses. No obstante, me interesa, y mucho, lugares donde la suma generosa de esfuerzos ha irrumpido en el escenario o directamente ha roto el dominio del bipartidismo. Y eso ha ocurrido en bastantes municipios a través de las candidaturas de unidad popular. Pues es allí donde me parece que se ha interiorizado gran parte de las ideas anteriores, y donde muy especialmente se han superado los patriotismos de siglas por el patriotismo de clase, fracción de clase o como cada uno quiera llamar a las subjetividades compartidas que nacen de condiciones materiales compartidas.

Pienso, en consecuencia, que trabajar en esta idea de Unidad Popular de cara a unas elecciones generales puede romper la perversa dinámica actual –que es económica antes que política. Ello implica asumir que existirán muchas dificultades, enormes quizás, pero es que no hay alternativa si no queremos ver en unos años todos nuestros sueños carbonizados. Si no se consigue, efectivamente muchas organizaciones con las que la gente sencilla se siente por lo general muy bien representada seremos competidores electorales. Los resultados serán mejores o peores para cada una de las organizaciones, y mucho tiempo falta para definir esos espacios en liza, pero me temo que serán malos sin duda para la población en general. Una oportunidad histórica que podría perderse y de la que nos lamentaríamos enormemente en el futuro.

Lo hemos dicho otras veces: no nos jugamos las próximas elecciones sino las próximas generaciones. Y estar a la altura pasa, a mi juicio, por pensar políticamente. No es cuestión de sustituir una maquinaria electoral por otra o unos concejales por otros. Se trata de Política con mayúsculas. La que nos afecta a nuestras vidas sencillas.

Artículo de Alberto Garzón publicado por el periódico Público.es

Artículo de José M. Luque Galvez, Pita. “Los renglones torcidos de la (necesaria) unidad popular”

Nos hacemos eco del artículo de opinión de José M. Luque Galvez, Pita, Secretario Político del Comité Local del PCA en Málaga, publicado en su blog, el día 29 de mayo de 2015 Los renglones torcidos de la (necesaria) unidad popular en donde reflexiona sobre el resultado de las elecciones autonómicas y municipales de este año 2015

La reproducción de los artículos de opinión y su publicación en nuestra web no implica necesariamente que estemos de acuerdo con su contenido, haciendo constar que este artículo expresa la opinión personal del autor o autores del mismo.

Los renglones torcidos de la (necesaria) unidad popular Una reflexión desde la militancia en el PCA e IULVCA

La unidad popular no suma, multiplica (electoralmente) y la división resta a todos.

El resultado de las pasadas elecciones municipales ha marcado las posibilidades y límites de las alternativas al régimen. En primer lugar, aunque dañados, los partidos claramente alineados con el sistema continúan ostentando una clara supremacía. Incluso en las grandes ciudadades donde va a ser posible alcanzar la alcaldía por las candidauturas de unidad popular, PP, PSOE, CIU y Cs siguen sumando mayoría. Hay un deslizamiento de la tendencia electoral a la sustitución de los gobiernos del PP. El PSOE solo consigue levantar resultados en situaciones de falta de alternativa unitaria, en algunos casos ni eso. Las candidaturas de Unidad Popular, dando igual su forma (partidos instrumentales, coaliciones, casi ninguna agrupación de electorales), han logrado arrebatar el gobierno al PP en lugares tan significativos como Madrid, Barcelona, Zaragoza, A Coruña o Compostela.

Los resultados de Ahora Madrid, comparados con los de Podemos e IUCM por separado en las autonómicas muestran la capacidad de arrastre de estas candidaturas: Ahora madrid obtiene un 31,85% para el Ayuntamiento mientras Podemos (17,77%) e IUCM (4,14%) no suman más que un 21,87 en las elecciones a la Comundiad de Madrid.

Los resultados de las grandes ciudades andaluzas, en los que no concluyó ningún proceso unitario son significativos: las candidaturas impulsadas por Podemos obtienen un resultado, inferior (en genral bastante inferior) al de Podemos en las Auotnómicas; las candidaturas de, o auspiciadas por, Izquierda Unida suben ligeramente, todas menos una.. La consecuencia ha sido que el PSOE se ha visto reconocido como la candidatura que podía desalojar al PP.

LOCALIDAD PODEMOS AUT PODEMOS MUN IULVCA AUT IULVCA MUN
Almería 14,89 03,74 (-11,15) 4,82 6,98 (+2,16)
Cádiz 28,80 27,98 (-0,82) 5,10 8,40 (+3,30)
Córdoba 16,06 12,51 (-3,55) 9,49 11,97 (+2,48)
Granada 15,54 12,71 (-2,83) 5,11 5,80 (-0,21)
Jaen 14,15 10,35 (-3,80) 3,71 4,09 (+0,38)
Jerez 19,00 16,23 (-2,77) 6,10 7,31 (+1,20)
Huelva 17,71 06,38 (-11,33) 6,10 10,10 (+4,00)
Málaga 17,86 13,33 (-4,53) 7,09 7,46(+0,37)
Sevilla 17,97 09,01 (-8,96) 5,44 5,97 (+0,53)

La gente primero?

El resultado ha sido que Almería, Granada, Jaen y Málaga continuarán gonernadas por el PP y el resto, menos Cádiz, puede tener alcalde socialista. Candidaturas de Unidad Popular, sin duda, hubieran desalojado al PP de más lugares y podrían haber alcanzado la Alcadía en la mayoría de ellas.

Creo que esto merece una autocrítica por parte de todos lo sectores que pusimos en marcha procesos de confluencia (en general ganemos) que no fuimos capaces de culminar. Una autocrítica severa, porque a la luz de los resultados no es cierto que la gente fuese primero. La situación de emergencia social que vive buena parte de la población, el 42,3% de andalucces que viven en riesgo de exlusión, van a tener que esperar otros cuatro años para tener ayuntamientos centrados en asegurar suminsitros básicos y potenciar la creación de empleo.

Podemos envió directrices precisas para no prosperaran los ganemos y aprobó en su Consejo Ciudadano Estatal este desacuerdo explicito, y le fue facil encontrar aliados suficientes para fraguar estas rupturas.

De otra parte la posición de IULVCA ha sido la siguiente: en algunos lugares no ha habido voluntad de confluencia, en otros la misma ha tenido como límite la línea roja marcada en su momento (y traspasada después, fuera de Andalucia) por sus direcciones andaluza y federal: forma jurídica de coalición electoral. Esta línea roja ha sido usada para forzar rupturas en muchos lugares. Finalmente pocos han sido los lugares donde se han presentado las agrupaciones de electores que justificaban las divisiones. Esto es debido a dos motivos: a la escasa participación ciudadana en los procesos y a su mero papel instrumnetal para justificar las divisiones.

El resultado global de IULVA en Andalucía ha sido más que aceptable, situándose como tercera fuerza, muy por delante del resto, con 423,172 votos (11,02%), 1.064 concejales, 48 mayorías absolutas, 21 relativas (entre 80 y 90 alcaldias, según los acuerdos que se alcancen). Sin IU Andalucia no hay alternativa al PP y al PSOE.

En estas elecciones autonómicas y municipales han caido dos premisas de la estrategia de Podemos que debieran hacerles reflexionar:

.-La apuesta capaz de ganar al bipartidismo no es el partido unico atrapalotodo sino las candidaturas de unidad popular, plurales y diversas confluyendo en torno a un programa alternativo.

.-La identidad izquierda/derecha sigue siendo la central en la conformación del voto. En cualquier alternativa real que se postule la misma no puede obviarse.

 

En noviembre hay Unidad Popular para ganar o gana el bipartidismo

Un fantasma recorre España, es el fantasma de la Unidad Popular. Bases de Podemos, Izquierda Unida, activistas sociales, ciudadanos y ciudadanas ilusionados ante la posibilidad de echar al PP y que no sea sustituido por poco más de los mismo, están reclamando la generalización de las experiencias unitarias que han resultado ganadoras en estos comicios.

El triunfo de esta opción no parece cercano, en este momento, son numerosos los que de uno y otro lado se muestran reacios a la convergencia electoral.

Alberto Garzón, candidato a la presidencia por Izquierda Unida por un nuevo pais ha llamado a la unidad para ganar las elecciones de otoño. Pablo Iglesias ha soltado cuerda solo en Cataluña y acusa a Garzón de pretender una tabla de salvación. No creo que Pablo haya querido decir, ni piense que es más importante jugar al hundimiento de IU a costa de otros cuatros años de gobierno popular. Sinceramante no lo creo, supongo que se continúa sin leer bien las recientes elecciones. Las evidencias son tozudas y a los electores les importa poco si se constituye una agrupación de electorales, un partido instrumental o una sopa de siglas, lo que quieren es unidad y capacidad de ser alternativa

En el seno de Izquierda Unida aún debe consolidarse la apuesta por la Unidad. Un porcentaje importante de la organización y de la dirección tienen importantes reservas. El centro del huracán se ha situado en Madrid donde un sector de IUCM y el Partido Comunista de Madrid han apoyado la candidatura de Ahora Madrid y la dirección de la federación madrileña ha presentado una candidatura que no ha sido reconocida por la dirección federal.

En Madrid se ha constituido la “extraña alianza” en torno a la preservación de la identidad de IU. Extraña en cuanto concurren dos ideas muy opuestas. El grueso de este sector está constituido por aquellos que no están por la ruptura democrática y la apertura de un proceso constituyente (Izquierda Abierta, la alargada sombre de Angel Pérez y las tarjetas “black”, un sector de la dirección confederal de CC.OO y la vieja guardia constitucionalista del PCE). Pero a ellos se une un grupo de honrados militantes comunistas preocupados por la pérdida de valores y proyecto transformador de los procesos de unidad. Como respuesta ante esa preocupación hacen bandera de la preservación electoral de los símbolos. Esta conclusión, a mi entender, aparte de inapropiada, resulta profundamente antimarxista. Se sitúa, no ya la ideología sino, la simbología de la misma en el centro. Ahora bien, la preocupación que motiva esta reacción debe de tenerse muy cuenta y constituye, tambíen, mis reservas y advertencias acerca de los contenidos de los procesos electorales de unidad popular.

La conformación de confluencias sobre la estrategía de “atrapalotodo” de Podemos no es asumible. El “ninismo” de ni explotadores ni explotados, ni republicanos ni monárquicos, reducir todo a un falso la buena gente y una nebulosa casta no hace sino dilapidar la toma de conciencia que importantes sectores de la población han adquirido en estos años de movilización, y tirar el 15M por la ventana, Aparte de demostrasre que esa línea no es alternativa viable electoral, aunque lo fuese, hipotecaría la capacidad real de transformación de un futuro gobierno alternativo. El Gobierno no es el poder y sin poder popular el gobierno no puede transformar.

En resumen, la posibilidad de sustituir al Partido Popular o su alternacia con el PSOE pasa por priorizar desde todos y todas las necesidades de la gente sobre sus intereses corporativos, y precisa de construir una convergencia que haga de la pluaralidad virtud. Pero, fundamentalmente, debe tener muy claro que sin recuperar la movilización e incrementar la participación real de la ciudadanía no habrá cambio real.

No va ser facil pero tenemos que poner todo por ello porque es una necesidad de la gente.

Publicado por José Manuel Luque Gálvez en su blog.