Artículo de Opinión del periodista rifeño Rachid Raha.

La reproducción de los artículos de opinión y su publicación en nuestra web no implica necesariamente que estemos de acuerdo con su contenido, haciendo constar que este artículo expresa la opinión personal del autor o autores del mismo.
Nos hacemos eco del escrito del periodista rifeño Rachid Raha, residente en Casablanca y militante del movimiento político cultural amazigh. En ella se hace una denuncia sobre la represión gubernamental del movimiento democrático rifeño, que tiene como principal bandera la reivindicación de unas condiciones sociales y económicas básicas para la población de esa región del norte del Estado marroquí.
ARTÍCULO DE OPINIÓN: RACHID RAHA. PERIODISTA

El Estado marroquí practica una política de segregación de cara al Rif y al “Movimiento Popular rifeño”, y roba las tierras colectivas de la población para empobrecerla

La Asamblea Mundial Amazighe sigue con asombro, el uso continuado de la represión y de la violencia por el Estado marroquí contra miles de ciudadanos que salieron a protestar en la ciudad de Al-Hoceima y en otras regiones de Marruecos. Después de una campaña de detenciones arbitrarias llevadas a cabo sin respeto a la ley o ni a las cartas internacionales de derechos humanos, el Estado, directa o indirectamente, ha desencadenado unas campañas mediáticas para demonizar y desacreditar a los manifestantes en el Rif y en otras partes del país.
Al mismo tiempo que denunciamos enérgicamente la detención de Nacer Zafzafi y de decenas de activistas de la protesta popular en el Rif, la Asamblea Mundial Amazighe protesta contra la convocatoria de varios activistas para ser interrogados y en contra de continuar las detenciones en el seno de los ciudadanos pacíficos.
En el mismo contexto, la Asamblea Mundial Amazighe denuncia con vigor, todas las políticas segregacionistas del estado marroquí en contra de la mayoría de las regiones del país, empezando por el Rif. Esta región no sólo ha sido marginada por el Estado, sino aún más, ha sido objeto de una política de empobrecimiento hasta el punto que el estado expolia las tierras tribales de la zona. Y citamos como ejemplo la acción del Estado en 2016. Acción que resultó en el robo de más de treinta mil (30.000) hectáreas, solo, en la provincia de Al-Hoceima, expoliación de tierras, publicado en árabe en el boletín oficial, y firmado por el Jefe de Gobierno anterior, el Sr.Abdelilah Benkiran (se adjunta documento en archivo adjunto).
Por lo tanto, la Asamblea Mundial Amazighe, mientras que declara su apoyo a las protestas en el Rif y el apoyo a todas las manifestaciones de solidaridad en diferentes ciudades de Marruecos, declara lo siguiente:
– Condenamos el uso excesivo de la fuerza,la explotación de las mezquitas y la manipulación de la justicia para atacar a los manifestantes en el Rif y reprimir las manifestaciones de solidaridad en varias ciudades de Marruecos y la detención de los líderes de la contestación;
– Consideramos que la política represiva es obsoleta y que el pueblo ya no teme, una política que demuestra el compromiso del sistema para inaugurar una transición dictatorial y la construcción de un estado dirigido con mano de hierro. Este hecho debe ser combatido por todos los Amazighs en diferentes regiones de Marruecos y en la diáspora, de manera pacífica, para denunciar estos abusos y las campañas de desprestigio dirigidas en contra de la contestación y continuar a luchar en favor de un Estado democrático;
– Pedimos con insistencia la liberación inmediata e incondicional de todos los presos de la protesta en el Rif, empezando por Nacer Zafzafi y declaramos nuestra solidaridad con las familias de los detenidos;
– Exigimos una disculpa oficial por parte del Estado marroquí debido a sus métodos represivos y a sus campañas mediáticas en contra de la contestacion en el Rif, y le incumbamos toda la responsabilidad de los males que le pueden suceder a los prisioneros y a los ciudadanos que protestan;
– Reafirmamos la necesidad de satisfacer, en su totalidad y sin lagunas, las reivindicaciones legítimas de los manifestantes del Rif. Exigimos que todos los que se hayan implicado en la represión o los que se hayan beneficiado fraudulentamente de la riqueza de la región rendan cuentas de ello. Las tierras despojadas por leyes obsoletas sean devueltas a sus legítimos propietarios. Advertimos al gobierno sobre la continuación de la confrontación con el pueblo, porque el pueblo siempre sale ganando y ha llegado el momento para que el estado sea al servicio del pueblo y no al reves;
– Destacamos con orgullo, el alto grado de madurez y de sabiduría de todas las personas que han salido a manifestarse pacíficamente en el marco de la protesta popular en el Rif y en solidaridad con ella.
Firmado: Rachid RAHA,
presidente de la Asamblea Mundial Amazighe.

 

Aquí os dejamos un par de enlaces, que nos ayudarán a entender lo que está pasando en esta zona.
¿Qué está pasando en el Rif?

Diario.es La historia de Silya Ziani, la primera mujer detenida en las protestas del Rif

Artículo de Opinión por Antonio Torres: “García Caparrós y la razón de Estado”

La reproducción de los artículos de opinión y su publicación en nuestra web no implica necesariamente que estemos de acuerdo con su contenido, haciendo constar que este artículo expresa la opinión personal del autor o autores del mismo.
Os dejamos el Artículo de Opinión de Antonio Torres (“Antón”) en donde reflexiona sobre las justas pretensiones de la familia García Caparrós de Verdad, Justicia y Reparación difícilmente se van a ver satisfechas en el marco del régimen postfranquistas

 

ARTÍCULO DE OPINIÓN: GARCÍA CAPARRÓS Y LA RAZÓN DE ESTADO.
AUTOR: ANTONIO TORRES (ANTON)
Atendiendo a la petición de la familia del joven malagueño Manuel José García Caparrós, asesinado en la manifestación por el autogobierno andaluz el 4 de diciembre de 1977, la diputada por Málaga de Unidos Podemos, Eva García Sempere, solicitó formalmente a la Mesa del Congreso el 31 de marzo toda la documentación de la comisión de investigación abierta tras los hechos, que nunca fueron esclarecidos y quedaron impunes. La respuesta, con fecha de 22 de mayo, lleva la firma de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y su contenido es terminante: “la documentación solicitada tiene carácter secreto”, por lo que “no procede atender” la petición. El Congreso explicó a través de un portavoz que la negativa se fundamentaba en el carácter secreto que tenían todas las “comisiones de encuesta”, las antiguas comisiones de investigación, en virtud del reglamento provisional del Congreso en vigor de 1977 a 1982. Levantar ese carácter secreto depende de la Mesa del Congreso, explica este portavoz, es decir, que se opta, sin explicar por qué, más allá de un puro tecnicismo administrativo, por seguir manteniendo esa información secreta.
El secreto forma parte fundamental de la razón de Estado que emana de la concepción del Estado como un ente que está por encima de los conflictos porque “encarna al pueblo” y a su voluntad. Ya Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado desenmascaraba la verdadera naturaleza del Estado: “El Estado es, más bien, un producto de la sociedad al llegar a una determinada fase de desarrollo; es la confesión de que esta sociedad se ha enredado con sigo misma en una contradicción insoluble, se ha dividido en antagonismos irreconciliables, que ella es impotente para conjurar. Y para que estos antagonismos, estas clases con intereses económicos en pugna, no se devoren a sí mismas y no devoren a la sociedad en una lucha estéril, para eso hízose necesario un Poder situado, aparentemente, por encima de la sociedad y llamado a amortiguar el conflicto, a mantenerlo dentro de los límites del ‘orden’. Y este Poder, que brota de la sociedad, pero que se coloca por encima de ella y que se divorcia cada vez más de ella, es el Estado”.
Por su parte el estructuralista Nicos Poulantzas en Poder político y clases sociales en el Estado capitalista sostenía que: “El Estado, en su papel de cohesión de la unidad de una formación, papel particularmente importante en la formación capitalista, realiza varias funciones: económica, ideológica, política. Esas funciones son modalidades particulares del papel globalmente político del Estado: están sobredeterminadas por –y condensadas en- su función propiamente política, su función en relación con el campo de la lucha política de clases.”.
Son ya tales las contradicciones que se amontonan en el Estado español postfranquista que le es cada vez más difícil mantener no ya su mito fundacional sino el propio marco político, lo que no quiere decir de ninguna de las maneras que esté próxima la ruptura democrática de y con el (post)franquismo.
Independientemente de si quienes se auto erigen como el referente del “cambio político” -¡ese significante vacío!- en el Estado postfranquista realmente lo pretendan aceptando todas las consecuencias, o de si a lo que de verdad algunos aspiran es a tener su lugar en las élites propiciando una “revolución pasiva” gramsciana, la cuestión es que a pesar de las movilizaciones populares que hemos vivido estos años, no se ha dado una politización tal que ponga en cuestión más allá de algunos elementos simbólicos los pilares del régimen, exceptuando Catalunya. Al menos en la Andalucía que vio nacer y morir asesinado a Manuel José García Caparrós en esa coyuntura nos encontramos: aunque deteriorada sensiblemente, la hegemonía del régimen andaluz del PSOE se mantiene.
El caso es que las justas pretensiones de la familia García Caparrós de Verdad, Justicia y Reparación difícilmente se van a ver satisfechas en el marco del régimen postfranquistas. Un régimen que no tuviera miedo por su supervivencia política o por su perpetuación, asumiría las pretensiones de la familia García Caparrós y las utilizaría para legitimarse y mantener la ficción del Estado por encima de todo y de todos –porque supuestamente es la “voluntad de todos”-, sin embargo, la negativa de la Mesa del Parlamento a acceder a los documentos de la comisión de investigación no puede demostrar más que una debilidad patética disfrazada con los andrajos del derecho administrativo.
Dos grandes motivos se esconden tras el secretismo de la razón de Estado al respecto: uno es que el caso García Caparrós supone un cuestionamiento radical de la narrativa de la oligarquía española y también del régimen andaluz del PSOE sobre la Transición en el Estado español pero sobre todo en Andalucía; y dos, el fantasma de García Caparrós no hace más que recordar la existencia hoy de una Andalucía sumida en la miseria y la opresión y el fracaso del “sueño de la autonomía”, aquel sueño que se iba a hacer realidad y que iba a eliminar de un plumazo todos nuestros problemas históricos. El temor a que, a pesar de la no existencia hoy de un/os referente/s político/s andaluz/ces de masas, de nuevo un movimiento nacional-popular que entienda que la ruptura democrática supone poder político andaluz, soberanía nacional, pueda poner en jaque al régimen está ahí, presente.
La figura de García Caparrós, de un joven trabajador malagueño convertido en protagonista sin quererlo ni buscarlo, tiene el efecto de un frenazo repentino en un coche que va a 120 km/h respecto a lo modélico de aquella Transición. El relato de una Transición modélica y pacífica, solamente alterada por la violencia ejercida por ETA, y en la que se estableció un régimen democrático gracias a que los diferentes actores políticos tuvieron “altura de miras” y supieron ceder por el “bien de España” cae por los suelos. La fuerza de los hechos, la persistencia de personas a título individual, de organizaciones políticas, sociales y sindicales ajenas al relato oficial y la presión popular están haciendo ya que el propio régimen tenga que modificar en parte su relato para no terminar de deslegitimarse aún más, reconociendo las diferentes violencias, entre ellas la estatal y la de los grupos fascistas, pero eso sí, minimizándola y justificándola en no pocas ocasiones. Todo esto también está haciendo que determinados partidos que formaron parte del pacto que dio lugar al régimen y que hoy lo son del “bloque de fuerzas del cambio político”, como el PCE, asuman otro papel, pero claro, que nadie espere una autocrítica ni un “no volverá a ocurrir” por lo que ocurrió en ese pasado no tan lejano.
El escritor Mariano Sánchez Soler cifra en su libro La Transición sangrienta en 188 los muertos producidos por violencia de origen institucional entre 1975 y 1983, la inmensa mayoría de estos asesinatos han quedado en la nebulosa y en el escaso interés judicial por su resolución, como también por el olvido recurrente de los medios de comunicación del régimen. Por supuesto, las cifras pueden variar y en el caso de estos asesinatos hasta aumentar la cifra propuesta por Sánchez Soler.
García Caparrós no fue el único, ni siquiera en Andalucía, en la Andalucía de los albañiles granadinos Antonio Huertas, Cristóbal Ibáñez y Manuel Sánchez, asesinados en la huelga de la construcción de 1970; la Andalucía del militante almeriense de la Joven Guardia Roja Javier Verdejo Lucas, la Andalucía del “caso Almería”, de Manuel Zafra de Carmona, de Francisco Rodríguez Ledesma del barrio sevillano de Cerro del Águila, Ignacio Montoya de Trebujena, etc.
Porque aunque la narración del régimen andaluz del PSOE presente igualmente una Transición andaluza no ya modélica sino idílica, ésta también ha tenido que verse modificada con el consiguiente disgusto parcial del régimen. Esta narración es la de una épica cuyo protagonista no fue el pueblo andaluz, quedando éste en un segundo o tercer plano, sino el PSOE de Andalucía erigido en el protagonista de la recuperación para Andalucía de un papel político, económico, social y cultural que el Estado español le negaba. Al respecto, en las primeras narraciones que el PSOE andaluz daba de “su gesta” García Caparrós y el 4 de Diciembre no existían, con el tiempo, especialmente a partir de mediados de la década del 2000 para acá, han ido incorporando en el relato a García Caparrós y al 4 de Diciembre, pero desde narraciones que destacan por lo accidental, lo anecdótico o lo insignificante, cargando todo el peso narrativo en el referéndum del 28 de Febrero de 1980 y en cómo el PSOE “apostó por el futuro de Andalucía”. Igualmente, por falta de espacio, no podemos tratar el uso por parte del régimen del PSOE andaluz de la figura de Blas Infante. Baste por ahora decir, que Blas Infante, reconocido como “Padre de la Patria Andaluza” por el Parlamento de Andalucía es hoy para la casta intelectual del régimen una cáscara de huevo vacía, a la que se le ha quitado la yema y la clara.
Dentro de ese cuestionamiento radical que la figura de García Caparrós hace del relato de la Transición “modélica”, no debemos descartar el hecho de que personas que puedan estar vivas actualmente se vean salpicadas no ya por responsabilidades judiciales o penales, pero si por responsabilidades políticas o, si se quiere también, “morales”.
La otra dimensión de la figura de García Caparrós es política y actual, muy actual, y tiene que ver con el cuestionamiento desde Andalucía tanto del régimen postfranquista español, como de su hijo menor, el régimen del PSOE andaluz. Forzosamente, hablar de García Caparrós va más allá del hecho puntual o de la reivindicación de Verdad, Justicia y Reparación de la familia.
Hablar de García Caparrós es hablar del “proceso autonómico” de 1977 a 1981, de la constitución de la Junta de Andalucía como régimen del PSOE, y de la Andalucía de hoy, es decir, de si ese “proceso autonómico” y de si esas instituciones que de él emanaron cumplieron con las expectativas políticas, sociales, económicas y culturales que en su momento se depositaron. No es cuestión de aburrir con datos que vienen a demostrar en resumen que: a) Andalucía está sometida al paro, la pobreza y la marginación; b) Andalucía está sometida a la dependencia económica y a la subalternidad política; y c) hoy como ayer, la manipulación de la identidad cultural andaluza sigue sirviendo a los intereses de la gran oligarquía española ayudando a la desestructuración del conjunto del pueblo trabajador andaluz. No es solamente que estemos viviendo las terribles consecuencias de una crisis capitalista, la cuestión es también que la crisis capitalista tiene diferentes maneras de presentarse y realizarse que no quedan al margen de los diferentes procesos históricos.
El antropólogo Isidoro Moreno ha venido señalando desde hace muchos tiempo que nadie esperaba en aquella Transición a Andalucía, nadie esperaba al pueblo andaluz en pie reivindicándose, nadie esperaba un 4 de Diciembre en definitiva.
Andalucía sorprendió sorprendiéndose a sí misma. El movimiento nacional-popular andaluz consiguió desbordar los límites impuestos por la oligarquía, urgía reconducirlo, y se logró, las contradicciones internas de aquel movimiento propició esa reconducción que concluyó con la constitución del régimen andaluz del PSOE en 1982 con las primeras elecciones al recién estrenado Parlamento de Andalucía.
Para el 1 de octubre el gobierno de la Generalitat ha convocado al pueblo a referéndum para decidir si quiere hacer de Catalunya un Estado independiente en forma de República.
La razón de Estado del posfranquismo actuará en consecuencia impidiendo con su retórica jurídica sobre lo “legal” y el “imperio de la ley” el derecho de un pueblo catalán a decidir libremente su estatus político, su futuro. En esta coyuntura, emerge la figura de Manuel José García Caparrós, para indicarnos que nuestro futuro, el del pueblo andaluz, también está pendiente de decisión, y que nos va la vida, la de la clase obrera y el conjunto del pueblo trabajador de Andalucía, en ello.
FUENTE:http://www.lahaine.org/est_espanol.php/garcia-caparros-y-la-razon

17 de junio. Manifestación en Málaga contra la violencia fascista. Justicia para Pablo

17 de junio. Manifestación contra la violencia fascista. Justicia para Pablo

POR UNAS CALLES LIBRES DE VIOLENCIA FASCISTA
Las organizaciones firmantes hacemos un llamamiento al pueblo malagueño para que exprese en las calles, el próximo sábado 17 de junio, su repulsa contra la violencia ejercida por los grupos de ideología ultraderechista. El asesinato en el centro de Málaga del joven Pablo Podadera presuntamente a manos de dos miembros de estos grupos, en este caso “Frente Bokerón” y “Málaga 1487”, es el último episodio pero no el único, y si no se actúa contundentemente contra estas organizaciones viviremos nuevas tragedias en el futuro.
Muchas personas sufren agresiones por su raza, ideología política, nacionalidad, orientación sexual, etc. a manos de miembros de grupos de extrema derecha, sin que las autoridades adopten medidas eficaces para acabar con esta lacra. A menudo, estas bandas se camuflan como “animadores” de equipos de fútbol, cuando en realidad su actuación va encaminada a difundir su ideología fascista, racista, xenófoba, intolerante y violenta. A pesar de ello, muchos clubes permiten e incluso potencian estos grupos, como el Málaga C.F.
En muchos casos, se publicita poco la militancia fascista de las personas que comenten estas agresiones. Pudiera parecer que estas violencias ocurren por casualidad, pero si se producen es porque existen organizaciones con una ideología perversa detrás, profundamente antidemocrática, uno de cuyos pilares es la exaltación de la violencia contra todo lo que consideran diferente, o simplemente contra quien tenga la mala suerte de cruzarse en su camino.
Este país sufrió 40 años de dictadura fascista, estos grupos pretenden devolvernos a aquellos oscuros días. Como sus ídolos Franco, Hitler y Mussolini, no tienen reparos en recurrir a los medios más agresivos para lograrlo; y como ellos, también cuentan con oscuros apoyos desde los poderes económicos, sorprendiendo la capacidad de financiación que tienen a pesar de ser grupos reducidos. En muchos lugares de Europa, estas ideas y sus organizaciones están prohibidas, pero aquí hay quienes les amparan y potencian.
Por lo tanto, hacemos un llamamiento a todo el pueblo de Málaga, para que se movilice y grite alto y claro: “¡Fuera el fascismo de nuestras calles!”, sólo así consiguiendo que las autoridades competentes, especialmente a la Subdelegación de Gobierno, adopten medidas urgentes contra estos grupos y se limpie las calles de Málaga de quienes hacen de la violencia y la exclusión su forma de vida.

EL SÁBADO 17 DE JUNIO, TODAS Y TODOS A LA CALLE CONTRA LA VIOLENCIA FASCISTA.
NO MÁS AGRESIONES, NO MÁS TRAGEDIAS, NO MÁS MUERTES
FASCISMO NUNCA MÁS.

Presentación en Benamejí de La Plataforma Unitaria Provincial “Córdoba Por La República”.

El próximo jueves día 15 de junio a las 20:00 en el Salón de Actos del Hogar del Pensionista, en la localidad cordobesa de Benamejí, tendrá lugar el acto de presentación de la PLATAFORMA PROVINCIAL UNITARIA “CÓRDOBA POR LA REPÚBLICA”  Dicha presentación correrá a cargo de Luis Naranjo Cordobés y Antonio Reyes Martín.
Así mismo tendrá lugar la presentación del libro “Testimonios de exiliados españoles. El campo de concentración de Buarfa (Marruecos)” a cargo de su autora, la profesora de la Universidad de Granada, Carmen Valdivia Campos, que según sus propias palabras manifiesta cuales han sido los objetivos a la hora de escribir este libro:
«En esta publicación aportamos principalmente el relato de los acontecimientos que mi padre vivió como refugiado en los campos de concentración en Francia y en Buarfa (Marruecos)»,«En un momento determinado le dije a mi padre: vamos a grabar todo lo que has vivido. Conforme lo iba contando yo le hacía preguntas y los dos fuimos andando de nuevo, paso a paso, todo lo que él vivió desde que salió de España por Perthus, su paso a Francia, los campos de concentración en el sur de Francia, ahondando en todos los detalles de la vida diaria. También qué ocurrió cuando el ejército alemán iba avanzando hacia el Sur y cuando los liberaron». para que puedan conocer lo que le ocurrió a aquel sargento del ejército de la República Española que perteneció a la 93 Brigada, Batallón García Lorca al tiempo que se saca a la luz y se rinde homenaje a los exiliados españoles, así como a todos los que «lucharon y sufrieron por defender sus ideales, dentro y fuera de España».
Este acto está organizado de forma conjunta por “Córdoba por la República” y El Foro de Debate Republicano de Andalucía.

La Posición Política del Foro ante el tema “Cataluña y el referéndum”

Como es público y notorio, “la cuestión catalana” cobra hoy en día una vigencia mediática e informativa de primer nivel, toda vez que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunciará en breve la fecha y la pregunta del referéndum que va a plantear a la ciudadanía catalana, es por eso por lo que hemos considerado importante recuperar el documento, “sobre Cataluña y el derecho de los pueblos a la soberanía y la autodeterminación”, elaborado por nuestra Asociación Foro de Debate Republicano de Andalucía y que hicimos público el 6 de Abril de 2014.

 

DECLARACIÓN POLÍTICA:
1.- El Foro de Debate Republicano de Andalucía se reconoce políticamente como integrante del movimiento federal republicano que, desde la segunda mitad del siglo XIX al día de la fecha, reclama el derecho a la libre soberanía para todos los pueblos del ámbito estatal español.
2.- El Foro de Debate Republicano de Andalucía reconoce al pueblo de Cataluña como sujeto de soberanía política.
3.- El Foro de Debate Republicano de Andalucía apoya la aspiración del pueblo de Cataluña a ejercer su libre y legítimo derecho a la autodeterminación política, en la próxima fecha del 9 de noviembre de 2014.
4.- El Foro de Debate Republicano de Andalucía condena el carácter antidemocrático de la vigente Constitución monárquica de 1979, que impide el libre ejercicio de la soberanía política a los pueblos del ámbito territorial hispano.
5.- El Foro de Debate Republicano de Andalucía condena la opresiva y antidemocrática oposición activa que cada día ejercen todos los poderes del Reino de España contra las legítimas demandas soberanistas del pueblo de Cataluña.
6.- El Foro de Debate Republicano de Andalucía considera que el actual conflicto existente entre Cataluña y los poderes del Estado español de ninguna manera cabe interpretarlo como un conflicto entre el pueblo catalán y los demás pueblos que habitan el territorio del Estado español. Pueblos todos históricamente vinculados por fraternos lazos afectivos. Pueblos víctimas, todos, de la opresiva dominación del aparato estatal del Reino de España.
7.- El Foro de Debate Republicano de Andalucía considera que el actual régimen político de la Monarquía española, y su Constitución, son el principal impedimento político para el acceso de los pueblos del ámbito territorial español a la soberanía política. Entendemos, pues, que la caída de la Monarquía española es condición imprescindible para el acceso de todos nuestros pueblos a la plena soberanía política.
8.- El Foro de Debate Republicano de Andalucía aspira a la constitución de una República Federal o de una Confederación de Repúblicas en el ámbito ibérico, que nazca como expresión del libre pacto entre los pueblos libres y soberanos que voluntariamente decidan constituirla.
9.- El Foro de Debate Republicano de Andalucía se compromete a apoyar activa y públicamente al pueblo de Cataluña en su lucha por el libre ejercicio de su soberanía política.

Documento para el Debate: CATALUÑA Y EL DERECHO DE LOS PUEBLOS A LA SOBERANÍA Y LA AUTODETERMINACIÓN.

[gview file=”http://www.debaterepublicano.es/wp-content/uploads/2017/06/DOCUMENTO-SOBRE-CATALUÑA-1.pdf”]

“The promise”, nuestra venganza será sobrevivir. Recomendación cinematográfica.

Continuando con el apartado que empezamos hace ya unas semanas,  de recoger en nuestra web, una serie de recomendaciones de ámbito cultural,  hoy queremos compartir la recomendación cinematográfica de Carlos Olalla sobre la película que acaba de estrenarse en los cines españoles, titulada “The Promise”.

Este viernes se estrena en España The promise, la última película del director Terry George (Hotel Rwanda, En el nombre del padre) centrada en el genocidio armenio, uno de los peores crímenes de la humanidad vergonzosamente silenciado y olvidado hoy en día. Protagonizada por Oscar Isaac, Charlotte Le Bon y Christian Bale, se rodó a finales de 2015 en España, Portugal y Malta. Drama épico en la línea de Doctor Zhivago, de David Lean, The promise es una película bella y necesaria, una película de las que ya no se hacen. Por desgracia, aunque narra el primer genocidio ocurrido en el siglo XX, está más actual que nunca. Hace ya más de cien años el Imperio Otomano decidió aniquilar al pueblo armenio. La guerra con su vecina Rusia le sirvió de excusa. Más de un millón y medio de inocentes fueron asesinados impunemente. Hoy la barbarie, tan tozuda como la Historia, se repite y la muerte de miles de inocentes vuelve a apoderarse de aquellas tierras. No deja de ser simbólico que los refugiados armenios de entonces intentasen hallar refugio en Alepo, tristemente famosa hoy por la crueldad de sus masacres. Son millones los refugiados que hoy huyen de la guerra y de la muerte. Tan solo hay una diferencia con los de entonces: los armenios que lograron huir fueron acogidos con los brazos abiertos en Inglaterra, Francia, Estados Unidos… los de hoy son abandonados a su suerte tras los muros con los que les cerramos la entrada. Los beneficios de esta película irán a ONG’s especializadas en la defensa de los derechos humanos como Amnistía Internacional, etc.
The promise es una película que no se olvida. La música de Gabriel Yared es soberbia, como soberbios son también los temas de intérpretes armenios que intervienen en ella, entre los que no podía faltar Ara Malikian. El montaje con los coros de Komitas mientras vemos las escenas de violencia es magistral. Como lo es también la fotografía de Javier Aguirresarrobe, que convierte cada fotograma en un cuadro que te llega muy dentro y que, una y otra vez, reaparece en tu memoria. Tuve la oportunidad de verla en versión original en una de las pantallas más grandes de Madrid en el pase que la productora organizó la semana pasada para el equipo. Ver esta película en versión original y en la pantalla más grande posible es algo que recomiendo a todos los que amen la belleza y el cine, el verdadero cine. Consciente de que su película está siendo comparada desde su presentación en el Festival de Toronto con las de David Lean, Terry George se siente halagado, aunque recuerda que él rodó su película en 72 días mientras Lean empleaba entre seis y nueve meses para hacerlo. Los tiempos han cambiado, sin duda, pero el buen cine no. Es de agradecer que hoy en día se haya podido hacer una película como ésta. Ahí el papel jugado por la productora española Babieka Films ha sido fundamental. Lo cierto es que esta película se ha podido hacer gracias al sueño de un visionario: Kirk Kerkorian, un empresario norteamericano de origen armenio que, entre otros negocios, compró la Metro Goldwin Mayer para reflotarla cuando estaba prácticamente quebrada y venderla después logrando fantásticos beneficios. No contento con hacerlo una vez, repitió la operación en tres ocasiones. Kerkorian había soñado durante muchos años con hacer una película que denunciase el genocidio de su pueblo. Amante del cine, sabía que no podía ser una película exclusivamente histórica, sino que, si quería llegar al gran público, debía darle lo que las grandes producciones de Hollywood le habían dado: una historia personal a través de la que se pudiera empatizar con los personajes y lo que les pasaba. Todo el mundo recuerda la historia de amor de Dr. Zhivago, y todo el mundo conoció la revolución rusa gracias a aquella historia. Por eso The promise se articula en torno al triángulo amoroso que forman Oscar Isaac, dando vida a Michael Boghosian, un joven estudiante de medicina armenio; Christian Bale, un fotoperiodista estadounidense que está cubriendo las agitaciones que preceden a cualquier guerra, y Charlotte Le Bon, la joven institutriz de origen armenio de la que los dos se enamoran. Kerkorian, uno de los hombres más ricos del mundo, no tenía problemas presupuestarios para ver su sueño convertido en realidad, pero no tenía prisa, quería que lo llevara adelante el mejor equipo posible y, además, hacerla coincidir con el centenario del genocidio armenio. En 2013 creó una productora específicamente para producir esta película (Survival Pictures) En septiembre de 2015 arrancó el rodaje. La vida, cruel a veces, hizo que muriese apenas tres meses antes de que se iniciase.
Podemos leer el artículo completo en www.loquesomos.org  Crítica cinematográfica de Carlos Olalla. “The promise”, nuestra venganza será sobrevivir

Cartel de la película the Promise

Aquí te dejamos el enlace al tráiler de la película “La Promesa” LA PROMESA – Tráiler español en HD

Y de la República, ¿qué? artículo de Lidia Falcón

La reproducción de los artículos de opinión y su publicación en nuestra web no implica necesariamente que estemos de acuerdo con su contenido, haciendo constar que este artículo expresa la opinión personal del autor o autores del mismo.
Recogemos el artículo publicado en el periódico digital Público.es de Lidia Falcón, Licenciada en Derecho, Arte Dramático y Periodismo y doctora en Filosofía, quién se ha destacado por su defensa del feminismo y la República. En este artículo reflexiona sobre el interés de los grandes partidos de izquierdas, de desviar el foco en todo aquello que tenga que ver con la consecución de la III República, a raíz de la celebración del V Encuentro de la Junta Estatal Republicana, que tuvo lugar en Madrid este pasado día 3 de junio, en donde estaban representados diferentes partidos políticos y organizaciones republicanas, entre las que se encontraban ANDALUCÍA REPUBLICANA y la Plataforma Unitaria Málaga Republicana

Artículo de Lidia Falcón en Público.es

4 JUNIO, 2017

El 3 de junio se celebró en Madrid el V Encuentro de la Junta Estatal Republicana. Representados estaban el Partido Feminista de España, el Partido Comunista de España, el Partido Comunista Marxista leninista, las Juventudes Comunistas, Izquierda Republicana, la Plataforma Republicana de Málaga que portaba un saludo de Andalucía Republicana, organización en la que las ocho provincias se han unido, la Plataforma Republicana de León, la organización republicana del País Vasco y del exilio español en el sur de Francia. Se sumaron otras asambleas y organizaciones hasta contar treinta.
Los medios de comunicación nos ignoraron olímpicamente. No merecíamos ni una línea impresa ni un segundo televisivo. Y sin embargo éramos más que los que asistieron al Pacto de San Sebastián el 17 de agosto de 1930, que sumaban 7 partidos, amén de los ilustres Indalecio Prieto, Felipe Sánchez Román y Eduardo Ortega y Gasset que participaron a título personal. Ciertamente los nombres de Manuel Azaña, Marcelino Domingo, Álvaro de Albornoz, Ángel Galarza, Niceto Alcalá-Zamora, Miguel Maura y Santiago Casares Quiroga, que estuvieron allí, por citar los más relevantes políticos del momento que fueron más tarde protagonistas de los gobiernos republicanos, tenían un peso que sin duda los medios de comunicación no nos atribuyen a los que seguimos reivindicando la República.
Pero que nadie se llame a engaño, de no haberse sumado al Pacto el PSOE y la UGT en octubre de 1930, y con el fracaso de la sublevación de Jaca el 12 de diciembre de 1930 que condenó al fusilamiento a los capitanes Fermín Galán y Ángel García Hernández, el éxito republicano de las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 hubiera sido imposible.
Ochenta y seis años más tarde no es posible reproducir los mismos acontecimientos. Ni la España de 1930 es la de 2017 ni la mayoría de los partidos políticos de la época han sobrevivido ni salimos de una dictadura como la de Primo de Rivera. Esta circunstancia se dio en 1975 y la desaprovechamos. Como también la oportunidad que se nos brindó en 2014 cuando abdicó Juan Carlos.
Pero el partido con más solera de la escena política española, el PSOE, está vivo en la actualidad, y a pesar de sus dificultades actuales sigue siendo importante en la presente composición del Parlamento y en la continuidad del gobierno. Con él y el recién surgido Podemos conforman una fuerza determinante tanto en las instituciones como en las movilizaciones sociales y electorales. Y ninguno de los dos se compromete con la República. Como tampoco lo hacen ni Comisiones Obreras ni la Unión General de Trabajadores.
Solamente la cortedad de miras y la cobardía de los dirigentes de esas formaciones políticas y sindicales explican esa postura. Los dos partidos, hermanados en esta cuestión a pesar de lo mucho que se detestan y de la escenificación que Iglesias hace continuamente para desmarcarse de la línea ideológica y de la estrategia del PSOE, han concluido –se supone que tras arduos análisis- que el pueblo español no es republicano y que en consecuencia no es oportuno reclamar la III República.
Contando los votos que pueden obtener, como los avaros cuentan sus doblones de oro en los sótanos de sus comercios, tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias huyen como del diablo de introducir la proclamación de la III República en sus reclamaciones y programas electorales. Pero a veces esas cuentas tan estrechas, tan mezquinas como las transacciones mercantiles de los tenderos de comestibles, no corresponden a los beneficios reales que pudieran obtener sumándose a las fuerzas republicanas.
De la misma manera que las cuentas que daban a Susana Díaz como ganadora contra Pedro Sánchez, y las que Iglesias se atribuía en las elecciones del 16 de junio, los resultados no correspondieron a los análisis de los entendidos ni a los que tan felizmente se prometían. Porque, como ya he expuesto en otro artículo, las bases y los votantes de esos partidos están siempre más a la izquierda que sus dirigentes. Si éstos fueran más inteligentes se preguntarían por qué el PSOE ha perdido cinco millones de votos desde 2011 y por qué la coalición Unidos Podemos dejó en el camino desde diciembre de 2015 a junio de 2016, un millón doscientos mil. Así mismo, el Partido Comunista de España se hundió cuando aceptó la monarquía.
El pueblo español, aplastado por la victoria del fascismo y anulado durante 40 años de dictadura, tarda todavía en reaccionar, pero lo hace. Lo hizo en las sucesivas huelgas, manifestaciones, asambleas y batallas que libró bravamente durante el franquismo; mantuvo las luchas en la Transición, gracias a lo cual los pactos del poder no fueron más lesivos para los trabajadores y las mujeres, y se sublevó nuevamente el 15M. Y lentamente, pero imparable, está rechazando las torvas maniobras del PSOE con el capital y sus medidas de explotación de los trabajadores y se empieza a mostrar descontento y desilusionado con los planteamientos de Podemos.
Porque este pueblo quiere, exige, cambios radicales en la relación de fuerzas entre el capital y el trabajo, desmontar definitivamente el Patriarcado que nos asesina a las mujeres, abandonar de una vez la organización criminal OTAN, y dejar de sostener económica y políticamente a una Iglesia que cada vez tiene menos adeptos. Y esas transformaciones imprescindibles para que en España realmente hubiera democracia y se comenzara a implantar un más justo reparto de la riqueza solamente se pueden alcanzar proclamando la III República. Y eso también lo sabe la mayoría del pueblo español.
Ya no es un secreto que Adolfo Suárez no se atrevió a convocar un referéndum sobre monarquía o república en 1976 porque los análisis de opinión dijeron que únicamente el 6% de la ciudadanía era monárquica. Cuando los escándalos de la conducta del rey Juan Carlos comenzaron a aflorar, el CIS, esa institución al servicio del poder oligárquico y no del Estado, dejó de introducir en sus preguntas la fidelidad de los españoles a la Corona.
Ciertamente la operación de descarada propaganda para prestigiar al nuevo rey, a que se dedican todos los medios de comunicación dominantes, puede haber hecho subir la afición a la monarquía de algún sector social, deslumbrado por los fastos reales: los trajes de la reina Leticia, su participación en ciertos actos benéficos –pocos por cierto-, las fiestas y conmemoraciones militares. Pero no atrae ni a los viejos veteranos que todavía votamos, ni al electorado de menos de 40 años, que juzga con rechazo los gastos de la familia real, la entrañable amistad de Felipe VI con los sátrapas tiránicos de Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Marruecos; su apoyo a un ejército, que siguiendo instrucciones de EEUU, es cómplice de las agresiones militares en Oriente Medio; su beatería a una Iglesia que ha sido cómplice de la dictadura y que sigue lanzando consignas y mensajes misóginos y homófobos; y que se siente humillado y explotado por las medidas económicas y la corrupción de las clases oligárquicas que apoyan la monarquía.
Los cálculos maquiavélicos que hacen las cúpulas del PSOE y de Podemos sobre la fidelidad de los votantes a la monarquía, pueden ser un suflé que se desinflaría cuando se decidieran a apoyar decididamente la proclamación de la III República, y comprobaran que, como en otros siglos, la mayoría del pueblo español es republicana.
Pero eso sólo lo sabrían cuando lo hicieran y hay que tener más valor del muestran los pusilánimes y conspirativos Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que con su rechazo a constituir definitivamente el Frente Popular que nos traiga la República, frustrarán también sus expectativas de gobernar. Y con ellas a la mayoría de las mujeres y los hombres de esta castigada España.

Fuente: Publico.es

Artículo de David Bollero en el diario Público: III aniversario de la operación ‘Salvar la Corona’

La reproducción de los artículos de opinión y su publicación en nuestra web no implica necesariamente que estemos de acuerdo con su contenido, haciendo constar que este artículo expresa la opinión personal del autor o autores del mismo.
 
Nos hacemos eco del artículo del periodista y colaborador del diario digital Público.es en el tercer aniversario de la abdicación de Juan Carlos I como rey de España, hace ahora tres años.
Hoy se cumplen tres años de la abdicación de Juan Carlos I como rey de España. Un acontecimiento histórico que no respondió a otra causa que impedir que el descrédito de la monarquía se acrecentara aún más de lo que ya estaba. En esa misión, esa esa operación ‘Salvar la Corona’ no faltó ninguno de los actores que se golpean el pecho alabando una Transición que ocultó tanta basura debajo de la alfombra que todavía estamos rodeada de ella, desde el PSOE a, por supuesto, ese PP en cuyas filas se encuentran algunos de los destacados herederos del Franquismo.
La llegada al trono de Felipe VI consiguió su objetivo: desviar la atención de quienes son fácilmente manipulables -que, generalmente, son l@s que hacen más ruido-. Pasamos entonces a, por fin, tener a “ese chico tan preparado” al frente de la Jefatura de Estado con el único mérito para ello que tener sangre borbona (si es que ésto puede considerarse virtud).
Al mismo tiempo, el Borbón padre pasó de ser despreciado por sus cacerías, por las sospechas y acusaciones de adulterio continuado, por su modo de despilfarrar, por cómo se queda dormido en actos oficiales… a, sencillamente, dar pena, despertar ese sentimiento de compasión que despiertan los ancianos. Con esa imagen de fragilidad, consigue que muchas personas olviden cómo, inexplicablemente y sin que nadie lo haya podido justificar, amasó tantos millones de euros de fortuna durante su reinado…
En ese sentido, la transparencia entorno a la monarquía es tan grande como su legitimidad para existir: ninguna. Nunca se ha consultado al pueblo español explícitamente si queremos ese modelo de Estado y, de hecho, hace unos meses conocimos cómo el propio Adolfo Suárez reconoció que, en esa Transición tan modélica, no se preguntó a la ciudadanía al respecto porque había informes que avanzaba un NO al Borbón.
Cuatro décadas después, seguimos en el mismo punto. Ninguno de los dos partidos que nos han venido gobernando, ni PP ni PSOE, han tenido ni el sentido de Estado, ni el arrojo, ni la responsabilidad, ni el espíritu democrático suficiente para elevar esta consulta al pueblo español.
Huelga decir que los Borbones tampoco. ¿O acaso creen que Felipe VI, en un gesto de honestidad, puso su cargo a disposición de la ciudadanía para que de una vez por todas nos vayamos sacudiendo los símboles de antiguos regímenes? No, claro que no. Mudito, como mudito estuvo cuando su hermana se sentó en el banquillo, cuando ve cómo su padre vive a todo tren, con viajes y restaurantes de lujo en los que ya no representa a España y que pagamos tod@s l@s español@es mientras la miseria nunca antes había asolado el país como ahora desde la época de la posguerra.
Hoy, en definitiva, se cumplen tres años de otro saqueo a nuestro bolsillo, otro ultraje a la democracia.
Fuente: Artículo de David Bollero en Publico.es III aniversario de la operación ‘Salvar la Corona’
El días 3 de junio del 2014 nuestra Asociación publicó un documento en donde se recogía la posición del Foro de Debate Republicano ante la abdicación del Rey Juan Carlos, y también estuvimos presentes en las manifestaciones realizadas exigiendo la convocatoria de un referéndum por la III República. Puedes consultar dicho documento aqui: Nuestra Posición ante la abdicación del Rey Juan Carlos.