Celebración del 4 de Diciembre.

El 4 de Diciembre del 1977 moría asesinado en Málaga el joven Manuel José García Caparrós

El 4 de Diciembre del 1977 moría asesinado en Málaga el joven Manuel José García Caparrós

EL FORO DE DEBATE REPUBLICANO DE ANDALUCÍA ANTE LA CELEBRACIÓN DEL DÍA 4 DE DICIEMBRE, FIESTA NACIONAL DE ANDALUCÍA.

Tal día como hoy, hace 35 años, moría asesinado en Málaga el joven Manuel José García Caparrós. Aquel 4 de Diciembre de 1977 Caparrós era uno más de los cientos y cientos de miles de andaluces y andaluzas que inundaban en manifestación las calles de toda Andalucía. En su boca y en la de todos resonaban estos gritos: “¡Viva Andalucía libre! ¡Autonomía para Andalucía!”

Las balas asesinas de la Policía Armada, bajo las órdenes del gobierno derechista de UCD, quisieron apagar ese grito. No lo consiguieron. Durante el 4 de Diciembre y los días siguientes Málaga fue un volcán. Decenas de miles de personas se enfrentaron a pedradas con la Policía mientras los hospitales se llenaban de heridos.

¿Qué temor despertaban los gritos del pueblo andaluz en los oídos de la derecha centralista y el fascismo español? Sin duda un temor justificado. El pueblo andaluz exigía libertad y autonomía. Exigía autogobierno. Exigía soberanía. Exigía que pasase a sus manos el control de todos aquellos asuntos claves para sacar a Andalucía de la pobreza, el subdesarrollo y el olvido en que nuestro pueblo había sido sepultado durante siglos. En definitiva, el 4 de Diciembre de 1977 los andaluces y andaluzas reclamábamos un gobierno propio que se hiciera con el control directo y soberano de la economía, la banca, los impuestos, la reforma agraria, la seguridad social, la educación, la sanidad y los servicios sociales.

El 4 de Diciembre de 1977 el Estado centralista español trató de aplastar por la violencia la voluntad soberanista del pueblo andaluz. Fracasó. El deseo de autogobierno se hizo aún más fuerte y combativo en nuestro pueblo. Andalucía quería la autonomía para salir de la miseria y la humillación que venía sufriendo desde hacía siglos.

Pero lo que no pudo la violencia y las balas, lo pudo el engaño. El primer engaño fue la Constitución española de 1978. En su Título VIII se prometía, y se promete, autonomía. Mentira. La actual Constitución sólo “otorga” una descentralización administrativa a las llamadas “comunidades autónomas”. Descentralización que básicamente se limita a otorgar a esas comunidades la “gestión” de materias que el Estado español no considera vitales para ejercer su hegemonía: sanidad, educación o asuntos sociales. Sin renunciar a tener la primera y la última palabra en esas materias, el Estado español se reserva en exclusiva el control de las competencias fundamentales en economía, banca, política fiscal, seguridad social, legislación hipotecaria, desahucios, propiedad de la tierra, seguridad interior, defensa, política exterior, etc.

De la autonomía plena que reclamaba el pueblo andaluz hace 35 años no queda ni rastro en la Constitución de 1978. Tampoco quedará rastro de esa reivindicación andaluza en el Estatuto de Autonomía “para Andalucía” de 1981. Nueva mentira. El Estatuto hoy en vigor, reformado en 2007, sigue privando al pueblo andaluz del control sobre las competencias fundamentales para ejercer un verdadero autogobierno. Lo que hoy se nos presenta como autonomía andaluza no es más que una burda estafa por parte del Estado español. Estafa que ha sido posible gracias a la colaboración prestada al Estado español por parte de la inmensa mayoría de las fuerzas políticas que a lo largo de estos 35 años han configurado los arcos parlamentarios español y andaluz.

Hoy, 4 de Diciembre de 2012, el pueblo andaluz sufre, al igual que los demás pueblos del Estado español, una profunda y prolongada crisis económica, social y política. De esta crisis da testimonio esta escalofriante cifra: 1.424.200 parados, que representan el 35’42% de nuestra población activa. Y esta otra: el 62’85% de nuestros jóvenes menores de 25 años no tienen trabajo. Dicho sin paliativos: nuestro pueblo se hunde en la miseria, mientras el gobierno de la derecha españolista del PP sólo mira por el beneficio de la banca y los especuladores. En esta coyuntura el gobierno fantasmal de la Junta de Andalucía repite la misma cantinela: “No podemos hacer nada, los recortes nos vienen impuestos desde Madrid”.

Pues bien, en esta tesitura, los republicanos y republicanas andaluces queremos una Andalucía libre, que pueda autogobernarse sin límite alguno y actuar frente al nuevo modelo de dominación capitalista que hoy nos hunde en la miseria y la marginación. Por ello decimos a voz en grito:

¡Fuera el Gobierno antipopular de Rajoy!

¡Fuera el Gobierno fantasmal de la Junta de Andalucía!

¡Por un proceso constituyente andaluz!

¡Viva Andalucía Libre y Soberana!

¡Viva el 4 de Diciembre!

 

             Málaga, 4 de Diciembre de 2012.

             Foro de Debate Republicano de Andalucía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *