“The promise”, nuestra venganza será sobrevivir. Recomendación cinematográfica.

Continuando con el apartado que empezamos hace ya unas semanas,  de recoger en nuestra web, una serie de recomendaciones de ámbito cultural,  hoy queremos compartir la recomendación cinematográfica de Carlos Olalla sobre la película que acaba de estrenarse en los cines españoles, titulada “The Promise”.

Este viernes se estrena en España The promise, la última película del director Terry George (Hotel Rwanda, En el nombre del padre) centrada en el genocidio armenio, uno de los peores crímenes de la humanidad vergonzosamente silenciado y olvidado hoy en día. Protagonizada por Oscar Isaac, Charlotte Le Bon y Christian Bale, se rodó a finales de 2015 en España, Portugal y Malta. Drama épico en la línea de Doctor Zhivago, de David Lean, The promise es una película bella y necesaria, una película de las que ya no se hacen. Por desgracia, aunque narra el primer genocidio ocurrido en el siglo XX, está más actual que nunca. Hace ya más de cien años el Imperio Otomano decidió aniquilar al pueblo armenio. La guerra con su vecina Rusia le sirvió de excusa. Más de un millón y medio de inocentes fueron asesinados impunemente. Hoy la barbarie, tan tozuda como la Historia, se repite y la muerte de miles de inocentes vuelve a apoderarse de aquellas tierras. No deja de ser simbólico que los refugiados armenios de entonces intentasen hallar refugio en Alepo, tristemente famosa hoy por la crueldad de sus masacres. Son millones los refugiados que hoy huyen de la guerra y de la muerte. Tan solo hay una diferencia con los de entonces: los armenios que lograron huir fueron acogidos con los brazos abiertos en Inglaterra, Francia, Estados Unidos… los de hoy son abandonados a su suerte tras los muros con los que les cerramos la entrada. Los beneficios de esta película irán a ONG’s especializadas en la defensa de los derechos humanos como Amnistía Internacional, etc.
The promise es una película que no se olvida. La música de Gabriel Yared es soberbia, como soberbios son también los temas de intérpretes armenios que intervienen en ella, entre los que no podía faltar Ara Malikian. El montaje con los coros de Komitas mientras vemos las escenas de violencia es magistral. Como lo es también la fotografía de Javier Aguirresarrobe, que convierte cada fotograma en un cuadro que te llega muy dentro y que, una y otra vez, reaparece en tu memoria. Tuve la oportunidad de verla en versión original en una de las pantallas más grandes de Madrid en el pase que la productora organizó la semana pasada para el equipo. Ver esta película en versión original y en la pantalla más grande posible es algo que recomiendo a todos los que amen la belleza y el cine, el verdadero cine. Consciente de que su película está siendo comparada desde su presentación en el Festival de Toronto con las de David Lean, Terry George se siente halagado, aunque recuerda que él rodó su película en 72 días mientras Lean empleaba entre seis y nueve meses para hacerlo. Los tiempos han cambiado, sin duda, pero el buen cine no. Es de agradecer que hoy en día se haya podido hacer una película como ésta. Ahí el papel jugado por la productora española Babieka Films ha sido fundamental. Lo cierto es que esta película se ha podido hacer gracias al sueño de un visionario: Kirk Kerkorian, un empresario norteamericano de origen armenio que, entre otros negocios, compró la Metro Goldwin Mayer para reflotarla cuando estaba prácticamente quebrada y venderla después logrando fantásticos beneficios. No contento con hacerlo una vez, repitió la operación en tres ocasiones. Kerkorian había soñado durante muchos años con hacer una película que denunciase el genocidio de su pueblo. Amante del cine, sabía que no podía ser una película exclusivamente histórica, sino que, si quería llegar al gran público, debía darle lo que las grandes producciones de Hollywood le habían dado: una historia personal a través de la que se pudiera empatizar con los personajes y lo que les pasaba. Todo el mundo recuerda la historia de amor de Dr. Zhivago, y todo el mundo conoció la revolución rusa gracias a aquella historia. Por eso The promise se articula en torno al triángulo amoroso que forman Oscar Isaac, dando vida a Michael Boghosian, un joven estudiante de medicina armenio; Christian Bale, un fotoperiodista estadounidense que está cubriendo las agitaciones que preceden a cualquier guerra, y Charlotte Le Bon, la joven institutriz de origen armenio de la que los dos se enamoran. Kerkorian, uno de los hombres más ricos del mundo, no tenía problemas presupuestarios para ver su sueño convertido en realidad, pero no tenía prisa, quería que lo llevara adelante el mejor equipo posible y, además, hacerla coincidir con el centenario del genocidio armenio. En 2013 creó una productora específicamente para producir esta película (Survival Pictures) En septiembre de 2015 arrancó el rodaje. La vida, cruel a veces, hizo que muriese apenas tres meses antes de que se iniciase.
Podemos leer el artículo completo en www.loquesomos.org  Crítica cinematográfica de Carlos Olalla. “The promise”, nuestra venganza será sobrevivir

Cartel de la película the Promise

Aquí te dejamos el enlace al tráiler de la película “La Promesa” LA PROMESA – Tráiler español en HD