Declaración Política del Foro ante la proclamación del nuevo Rey Felipe VI.

Ante la proclamación del nuevo Rey Felipe VI. Declaración política del Foro de Debate Republicano de Andalucía.

Todo queda atado y bien atado” dijo el general Franco poco antes de su muerte en 1975. Efectivamente, fue voluntad del Dictador que España fuera una Monarquía, con el Rey Juan Carlos y sus descendientes ocupando el trono. Esta voluntad se mantiene hasta el día de la fecha.

Durante estos últimos 39 años los pueblos del Estado español hemos visto impedido nuestro derecho a elegir democráticamente el régimen político de nuestra preferencia: República ó Monarquía. Hoy vuelve a negarse este derecho democrático fundamental. De nuevo las Cortes españolas van a proclamar el próximo 19 de Junio un nuevo Rey, sin que los ciudadanos y ciudadanas tengamos posibilidad de decidir en Referéndum qué tipo de Régimen preferimos.

Y todo esto ocurre en un momento en que la Monarquía y el sistema que la sustenta se tambalean y entran en crisis.
Crisis de la Corona, que en pocas semanas verá como el juez Castro procesa por corrupción a Urdangarín y, probablemente, a la princesa Cristina. Crisis que se agudiza con el escándalo que protagoniza el aún Rey Juan Carlos al forzar su aforamiento “por el procedimiento de urgencia”, para evitar así que en los próximos meses cualquier juez Castro pueda procesarle por su presunto enriquecimiento ilícito a lo largo del reinado.
Crisis de los dos grandes partidos de la Monarquía que el pasado 25 de mayo contemplaron su desplome electoral, al perder PP y PSOE cinco millones de votos. Desplome del bipartidismo monárquico que se produce mientras experimenta un importante avance electoral el conjunto de fuerzas republicanas, de izquierdas y nacionalistas (Izquierda Unida, ICV, Podemos, Compromís, ERC y Bildu)

Crisis de la Constitución monárquica de 1978, que hoy se manifiesta como el muro legal que impide, tanto la libre decisión de la ciudadanía para elegir entre Monarquía o República, como el derecho de Cataluña y demás los pueblos del Estado a decidir libre y soberanamente su propio futuro político.

Crisis del modelo de Estado del bienestar. Con la excusa de la crisis económica – provocada por la avaricia sin freno de bancos, especuladores financieros y mafias de la construcción – los gobiernos de la Monarquía continúan sus ataques en forma de recortes contra la enseñanza y la sanidad públicas, contra los servicios sociales y el sistema público de pensiones. Y todo ello para garantizar el mayor beneficio de empresas y aseguradoras privadas.

Crisis de las condiciones de vida y trabajo de las clases trabajadoras. Con seis millones de trabajadores en paro el Reino de España continúa, tras Grecia, a la cabeza del paro en Europa. Con casi un 60% de nuestra juventud en paro, Andalucía se sitúa en el primer puesto de las regiones con más paro juvenil en Europa. En paralelo, y gracias a la nueva legislación laboral impuesta por los gobiernos de la Monarquía, las grandes empresas ven cada vez más cerca su soñado despido libre y gratuito y la virtual desaparición del salario mínimo legal.
Nuestro país vive una catástrofe social. Una de cada cuatro familias vive ya bajo el umbral de la pobreza. Cada vez se extiende más la terrible lacra de la desnutrición infantil. Se disparan los casos de enfermedades mentales y los suicidios. Los desahucios se mantienen al ritmo de 200 lanzamientos de viviendas al día. Se multiplican las familias que han de padecer el corte de la electricidad en sus hogares por falta de pago.
Y todo esto ocurre mientras Juan Carlos y Rajoy, hace pocas fechas, se reunían con los presidentes de los grandes bancos españoles y empresas del IBEX 35 y celebraban “la Recuperación económica de España”, que cifraban exclusivamente en la multiplicación de los beneficios de sus respectivas entidades a lo largo del último año.

LA REPÚBLICA QUE NECESITAMOS.

La República que necesitamos puede y debe servir para acabar con los privilegios, la corrupción, la miseria y las injusticias que nos abruman.
La República que necesitamos no debe consistir meramente en un régimen político que permita a sus ciudadanos elegir al Jefe del Estado.
La República que necesitamos debe evitar las limitaciones y engaños de la mera democracia representativa y fundarse como un régimen sustentado en la participación popular y en el permanente ejercicio de la democracia directa por parte de la población.

La República que necesitamos debe ser fruto de un libre pacto federal ó confederal entre los pueblos libres y soberanos que decidan constituirla.

La República que necesitamos, en fin, debe acabar con las lacras del sistema social y económico que padecemos a través de un programa de reformas radicales.

Para empezar, y entre otras muchas medidas, la República ha de poner en manos de las clases populares necesitadas todo el parque de viviendas hoy injustamente en manos de bancos y cajas de ahorro. Debe derogar todas las hipotecas bancarias que injustamente asfixian a las familias trabajadoras. Pasar a titularidad pública todas las entidades bancarias y de crédito, así como todas las grandes empresas del sector eléctrico. Realizar una reforma agraria que ponga los grandes latifundios bajo titularidad pública, al tiempo que preste apoyo a los pequeños campesinos y ganaderos… Y un largo etcétera de reformas inmediatas y a largo plazo cuyo contenido proponemos a la ciudadanía que debatamos desde hoy.

EL CAMINO A LA REPÚBLICA.

El Foro de Debate Republicano de Andalucía defiende la necesidad de acabar con la Monarquía por vías exclusivamente democráticas y pacíficas. Sobre la base de que no reconocemos legitimidad política y democrática a la Monarquía y a su Constitución de 1978, nuestra Asociación rechaza todo intento fraudulento de reformar dicha Constitución, tal y como hoy propugna un partido monárquico como el PSOE.
No queremos “más de lo mismo”. No queremos el mantenimiento de la Monarquía bajo la excusa de un lavado de cara que mantenga este Régimen que sólo defiende a los bancos, a las empresas del IBEX 35 y a los grandes especuladores financieros.

Queremos que la soberanía política pase a la ciudadanía y que ésta decida, sin limitaciones ni condicionante alguno, cuál es el régimen político que desea. Para empezar, y como paso previo, los ciudadanos y ciudadanas han de poder decidir en Referéndum si quieren una República o una Monarquía.
Es manifiesto que la Corona y los Partidos monárquicos PP y PSOE se oponen a que la ciudadanía tome en sus manos la soberanía política. ¿Qué hacer entonces para propiciar la caída de la Monarquía y el advenimiento de la República?

Somos conscientes de que la Monarquía se ve enferma, pero que aún cree tener fuerzas suficientes para resistir el actual embate republicano. Somos conscientes, igualmente, de que el joven movimiento republicano aún no ha tomado la medida exacta de su fuerza y sus posibilidades. Y, sobre todo, somos conscientes de que aún no se ha producido la creación de una plataforma política unitaria que englobe a todas las fuerzas republicanas de izquierdas existentes en el conjunto del Estado. Una plataforma unitaria republicana cuyo objetivo ha de ser derribar a la Monarquía por la vía pacífica y democrática.

¿En qué modelo político podemos inspirarnos para recorrer esta vía que ha de conducirnos a la caída de la Monarquía? No tenemos que buscar muy lejos. Sólo tenemos que mirar a nuestra propia historia. En Abril de 1931 se vino abajo la Monarquía de Alfonso XIII como consecuencia de la victoria de las candidaturas republicanas en las elecciones municipales.

Este es el modelo que nosotros y nosotras propugnamos. Aproximadamente falta un año y medio para que, previsiblemente, tengan lugar las próximas elecciones generales (finales de 2015) Antes, en la primavera de ese mismo año, tendrán lugar las elecciones municipales y autonómicas. Se abre todo un abanico de posibilidades para que las fuerzas republicanas de izquierdas – que muy probablemente van a continuar su ascenso electoral – aúnen sus fuerzas para forzar la caída democrática de la Monarquía.

Si las fuerzas republicanas de izquierdas logran un acuerdo unitario firme para hacer que las futuras elecciones generales se transformen en unas elecciones plebiscitarias a favor de la República, la Monarquía se vería abocada a su caída. Una mayoría absoluta republicana en el Congreso haría imposible el mantenimiento de la Monarquía y se abrirían las puertas para formación de un Gobierno Provisional de la República y la apertura de un proceso constituyente republicano.

¡Abajo la Monarquía!
¡República ya!
Málaga, 16 de junio de 2014.
Foro de Debate Republicano de Andalucía.