Sin categoría

COMUNICADO PLATAFORMA UNITARIA DE CASTILLA-LA MANCHA POR LA REPÚBLICA

Nos hacemos eco en del comunicado de la Plataforma Unitaria de Castilla La Marcha por la República.

COMUNICADO PLATAFORMA UNITARIA DE CASTILLA-LA MANCHA POR LA REPÚBLICA

El 14 de septiembre de 2019 se constituye la Plataforma Unitaria de Castilla-La Mancha con organizaciones y asociaciones republicanas provenientes de toda Castilla-La Mancha con el objetivo de trabajar en común, de forma coordinada en aras de construir un sistema republicano democrático en nuestro país, como única forma de estado compatible con una genuina democracia política, social y económica.

Sin olvidarnos de la historia social y política precedente, debemos analizar la realidad actual. Desde la llamada transición hasta hoy hemos disfrutado de una democracia limitada, deudora de los poderes fácticos de la dictadura. El modelo democrático que hizo de puente entre la dictadura y la democracia tal y como la conocemos, está dando sus últimos coletazos.

La realidad es que nos encontramos inmersos en un marco político, económico y social en crisis. Crisis, más allá de valores e ideologías, que está llevando al país al estancamiento y la involución. La representatividad está cuestionada por una ley electoral que no contempla la realidad actual. La economía está supeditada a la influencia exclusiva de los poderes financieros hegemónicos y de las grandes corporaciones supranacionales que impiden su control por parte del gobierno de la nación. Esos mismos poderes internacionales, fondos buitre, corporaciones transnacionales, están controlando aspectos básicos de un estado de derecho como son la vivienda, educación, sanidad o políticas de bienestar de forma que se ha despersonalizado la sociedad en aras del individualismo.

Este individualismo desaforado contradice nuestra condición social como seres humanos. A costa de una sobreexplotación de recursos que se traduce en el más grave de los males, el cambio climático.
Vivimos en un mundo capitalista, donde el consumo permanente y la generación de residuos están asfixiando al planeta, hipotecando el futuro de generaciones venideras.

Ante esta situación el modelo político actual, no legitimado democráticamente, con un Jefe de Estado, impuesto primero por un dictador y seguidamente por sucesión hereditaria, con prevalencia del varón a la mujer. No está a la altura de interpretar y mucho menos resolver la realidad del siglo XXI. Dista mucho del modelo cultural y político republicano.

El estado democrático y de derecho que marca nuestra Constitución del 78, es heredero, como no, de las rupturas y avances que supusieron en su momento las dos repúblicas anteriores, las dos derrocadas por golpes de estado. Ahora se trata de mirar adelante, frente a la inacción del modelo actual, el modelo republicano procura soluciones compatibles con la realidad social, política, económica y medioambiental de un mundo que sí o sí ha de ser sostenible.

Un sistema de Gobierno en forma de República tiene como compromisos centrales, la deliberación, la igualdad, el universalismo y la participación. Todo ello supone considerar al ciudadano como sujeto empoderado, libre, responsable y comprometido con el bien común. Solo así se puede avanzar en un mundo globalizado.

El compromiso de la republica nace de la virtud que cada ciudadano libre debe tener para sí y para los demás. Esa actitud, la de ser partícipes del bien común es la que nos lleva a colaborar entre iguales. En el sistema actual, la corona ha creado una cultura del vasallaje que explica la falta de crítica en los medios de comunicación, relegando al cuarto poder, la prensa a un papel secundario de custodios del régimen configurado en la inmodélica transición.

La propuesta republicana dará soluciones territoriales, por medio de un pacto federal al conflicto nacionalista, la participación ciudadana desembocará en influencia en la toma de decisiones, la igualdad permitirá las mismas condiciones para hombres y mujeres, el compromiso ciudadano responderá a cuestiones como el alquiler, la vivienda, la educación laica, la sanidad para todos, una fiscalidad proporcionada, un entorno sostenible que reduzca la huella ecológica.

Nunca olvidaremos a todas aquellas personas entregaron su vida para lograr el ideal de emancipación humana, haciendo frente a quienes por la violencia de las armas cortaron de raíz las ansias de libertad del pueblo español. Republicanos y republicanas, orgullo de esta tierra, semilla de nuestra reivindicación democrática, seremos implacables hasta conseguir nuestro objetivo de “Verdad, Justicia, Memoria y Reparación”.

Dando respuesta a todas aquellas cuestiones que el modelo actual no ha sido capaz de resolver, como hemos podido comprobar. Con políticos que solo piensan en conseguir cuotas de poder, embarcando al país a elección tras elección, dejando todo lo demás de lado. República es compromiso de integración europea también.

Septiembre de 2019